Voluntarios del COE buscarán casa por casa a alumnos desvinculados de la escuela

¡Compartir es demostrar interés!

Ministerio de Educación de la Provincia dispuso que voluntarios del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) busquen casa por casa a los alumnos de la ciudad de Córdoba que se hayan desvinculado de las escuelas en este año de educación remota, por la pandemia de Covid-19.

En el interior provincial, el contacto con las familias se realizará en coordinación con municipios y organizaciones de la sociedad civil.

En un memorándum firmado por la secretaria de Educación, Delia Provinciali, se informa que ya han sido detectados los estudiantes “no vinculados” con las escuelas, gracias al trabajo de seguimiento que realizan las propias instituciones escolares. Es decir, que se conoce nombre y apellido de los alumnos que, por diversos motivos, no han realizado actividades escolares durante el año.

El Ministerio asegura que la “continuidad pedagógica” es la mayor preocupación del sistema educativo. Por lo tanto, indica, que habiendo “nominalizado” a los estudiantes “no vinculados “ se construyó una base de datos (gracias al “invalorable trabajo” de directivos y docentes) y se dispuso que un grupo de voluntarios del COE visite el domicilio de cada uno de esos estudiantes para “tratar de restablecer la conexión con la escuela a la que asiste”. Una vez obtenida la información se enviarán los datos a cada escuela.

Desde la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC) indicaron que si bien reconocen como necesaria la búsqueda de los alumnos desconectados, desconocen los detalles de implementación de este dispositivo.

Para agilizar el registro de estudiantes no conectados con la escuela, desde julio los docentes de cada asignatura categorizan esa vinculación (vinculado, desvinculado o vinculación intermitente) para establecer distintas estrategias de intervención.

Un relevamiento realizado por Educación detectó que después de las vacaciones de invierno alrededor del 20 por ciento de los estudiantes secundarios se había desvinculado de la escuela de manera total o casi por completo. En términos absolutos, unos 80 mil niños y adolescentes de primaria y secundaria estaban sin realizar actividades escolares a principios de agosto.

Fuentes gremiales estiman que la proporción de alumnos desconectados es del 30 por ciento.

Múltiples causas

En el Ipem 338 Salvador Mazza de Marqués Anexo, entre el 50 y el 55 por ciento de los alumnos se mantuvo vinculado a la escuela; el 23 por ciento estuvo desvinculado; y el resto con vinculación eventual.

El vicedirector del colegio, José Falco, explicó que las causas de la desvinculación son múltiples: problemas económicos, falta de disponibilidad de recursos y de espacios adecuados en la vivienda, el cuidado de hermanos menores, falta de internet y las dificultades de algunas familias para ayudar con las tareas escolares a los hijos. Todas situaciones que ponen a los chicos en situación de vulnerabilidad educativa.

Para paliar esta situación, directivos y docentes de la escuela entregan casa por casa módulos alimentarios y fotocopias con actividades cuando las familias se enferman de Covid-19 y no pueden retirarlos del Ipem.

En algunos casos, los profesores compran paquetes de datos para que los estudiantes rindan los exámenes virtuales. Y ante la escasez de recursos tecnológicos en los hogares, informan en altoparlantes por el barrio la entrega de informes o las fechas de las mesas examinadoras.

Falco consideró que la intervención que comenzarán a realizar ahora los voluntarios del COE para identificar a los estudiantes desconectados de las escuelas sería más sanitaria que pedagógica.