Unicef: advierten por el “precipicio digital” en la educación

¡Compartir es demostrar interés!

Los 1.300 millones de niños de entre 3 y 17 años, es decir, dos terceras partes de los menores en edad escolar de todo el mundo, no tienen en su vivienda acceso a internet, clave para poder seguir la educación a distancia ante las restricciones que puedan adoptarse para contener la pandemia de coronavirus.

La proporción es similar si se observa el rango de jóvenes de 15 a 24 años, ya que 759 millones de ellos, el 63 por ciento en el total, no disponen de conexión en el hogar, según un informe conjunto del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

La tasa se dispara en la zona occidental y central de África, donde hay 194 millones de niños sin acceso a internet, el 95 por ciento del total, mientras que en el área sur de Asia y en el África oriental y meridional el dato es del 88 por ciento.

En América latina y el Caribe hay 89 millones de niños sin conectividad en el domicilio, el 49 por ciento.

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, asegura que los datos evidencian, más que una “brecha”, un “precipicio digital” que impide a los niños y jóvenes no solo conectarse en un momento dado, sino “competir en la economía moderna”.

“Los aísla del mundo. Y en el caso de que se produzcan cierres de escuelas, como los que han sufrido actualmente millones de niños debido a la Covid-19, les lleva a perder la educación”, advierte.

A día de hoy, aún hay casi 250 millones de niños afectados por el cierre de escuelas en todo el mundo.

La brecha digital perpetúa la desigualdad y, según la jefa de Unicef, “le está costando el futuro a la próxima generación”, especialmente cuando se trata de familias de zonas rurales o en situación vulnerable.

Se estima que en los hogares más ricos un 58 por ciento de los niños tienen conexión en casa, frente al 16 por ciento de los hogares pobres.

El secretario de la UIT, Houlin Zhao, sostiene que “la conexión de las poblaciones rurales sigue suponiendo un gran desafío”, como lo demuestra el hecho de que mientras alrededor del 60 por ciento de los niños en zonas urbanas no tienen acceso a internet, el dato se eleva a tres cuartas partes en áreas rurales.

“Temo que dos generaciones -la de los niños y adolescentes, y la de los adultos jóvenes- sean sacrificadas por la salud de sus padres o abuelos. Las consecuencias repercutirán sobre todo en los jóvenes: un terrible aumento del desempleo, endeudamiento, empobrecimiento, restricción de las libertades…”, expresó en La Nación el filósofo francés André Comte-Sponville.

No es sólo la conexión

Unicef y la UIT recuerdan en su informe que, más allá de la conexión, existen otros factores agravantes como la falta de asequibilidad y de seguridad de dicha conectividad y los deficientes niveles de conocimiento digitales de una elevada proporción de la población.

Además, tener conexión en el hogar no garantiza poder acceder a ella debido a la presión de las tareas domésticas o del trabajo, la falta de dispositivos suficientes, los límites impuestos sobre las niñas o la falta de comprensión sobre cómo se puede acceder a las oportunidades en internet.

Sida y niñez

Según informó la ONU ayer, en el Día Mundial del Sida, niños que viven con VIH en África comenzarán a recibir en 2021 una versión genérica y pediátrica de la terapia antirretroviral: una tableta soluble con sabor a fresa que estará disponible incluso para los bebés.

Unos 1,7 millones de niños viven con VIH en el mundo, pero sólo la mitad recibe algún tipo de tratamiento, y 100 mil mueren cada año. La terapia fue creada gracias a un acuerdo entre Unitaid y la Fundación Clinton.

“Muchos niños no responden bien a la terapia antirretroviral porque no reciben la dosis adecuada o no lo toman porque son muy amargos. Muchos padres lo que tienen que hacer es cortar las pastillas y darles un trocito y eso por supuesto es muy difícil. Con esta nueva terapia será mucho más fácil y mucho menos caro”,dijo el portavoz de Unitaid, Herve Verhoosel, en una conferencia de prensa en Ginebra.

El costo estimado de la terapia combinada será de unos 120 dólares para el tratamiento anual, frente a los 480 dólares actuales.

Guerra en Yemen. Al menos dos niños murieron y otros siete civiles resultaron heridos en un ataque con proyectiles de artillería registrado el lunes en áreas residenciales de la ciudad de Taiz, en Yemen, según consignó Naciones Unidas.

LA VOZ