(🔊 ) – Día Mundial del Síndrome de Down: Autonomía, independencia individual y libertad en toma de propias decisiones

¡Compartir es demostrar interés!

En diciembre de 2011, la Asamblea General de Naciones Unidas designó el 21 de marzo como el Día Mundial del Síndrome de Down.

De esta manera se quiere generar una mayor conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades.

Asimismo, quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

Puede ser una imagen de 2 personas

Cecilia Giacosa, mamá de Benjamín, dialogó con LA RADIO 102.9 sobre la efeméride y la importancia de la inclusión para  crear conciencia en la sociedad del valor que tienen estas personas, como así también, reivindicar sus aportes, derechos e independencia para la toma de sus propias decisiones y crecimiento personal.

 

Las personas con Síndrome de Down deben gozar de los mismos beneficios y privilegios que la mayoría de las personas en la sociedad actual. Su derecho a la igualdad, oportunidad, y felicidad plena, son inalienables.

Puede ser una imagen de 2 personas, incluido Cecilia Giacosa y personas sonriendo

Giacosa comentó que “no es fácil la discapacidad, pero con voluntad, amor y dedicación se puede trabajar”. Señaló como objetivo principal “darles herramientas, durante su crecimiento y desarrollo, para la vida independiente y autónoma”.

Para la Organización de las Naciones Unidas, el Día Mundial del Síndrome de Down, forma parte de la Agenda 2030 como parte del plan de acción sostenible para proteger a estas personas contra cualquier tipo de abuso, atropello o discriminación.

“A veces tenemos el miedo como papás que la sociedad no está muy preparada por lo que se seguirá trabajando por la inclusión laboral. Desde el amor todo se puede, todo se logra”, agregó.

En este marco, Cecilia comentó que Benjamín está cursando el 4º grado de forma presencial tras un año remoto y remarcó que, en Brinkmann por ejemplo, la inclusión es más fácil y se visualiza más que en las grandes urbes.

Puede ser una imagen de niños, de pie e interior

“En Brinkmann la gente es más solidaria, está más abierta, es más paciente y amorosa. También en los centros interdisciplinarios, en las escuelas inclusivas e integradoras, y los clubes”, destacó.

El valor y contribución para la humanidad de las personas con síndrome de down no debe ser inferior a pesar de su discapacidad, ya que ahora se sabe que, con trabajo, atención y ayuda, pueden ser incorporadas a la vida social, desempeñando múltiples actividades.