La Mesa de Enlace de Córdoba se declaró en alerta y movilización: “No nos van a atropellar”

¡Compartir es demostrar interés!

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (Ceea) Regional Córdoba expresó a través de un comunicado su “profundo” malestar por lo que considera una “escalada intervencionista del Gobierno nacional en los mercados agropecuarios”.

Por este motivo, el ruralismo dijo que el campo cordobés se declara “en estado de alerta y movilización”.

“¡No nos van a atropellar! Estamos en alerta y ante la creciente bronca de toda la cadena de ganados y carnes, acompañamos a la Comisión de Enlace nacional a tomar las medidas que se consideren necesarias”, subrayaron las filiales locales de CRA, Coninagro, la Sociedad Rural y la Federación Agraria Argentina.

En línea con la posición tomada por la Mesa de Enlace nacional, las entidades cordobesas consideraron que la creación de la Declaración Jurada de Operaciones de Exportación de Carne (DJEC) es “una especie de recreación de los tristemente célebres ROE”, y significa que “el Gobierno vuelve a sorprender con viejas prácticas de probado fracaso”.

“Con estas medidas sobrevuelan los fantasmas del desastre productivo que provocó por entonces la intervención de la fórmula Cristina Kirchner-Guillermo Moreno en la cadena de ganados y carnes”, disparó la Ceea.

Y enumeró al respecto más de 10 millones de cabezas perdidas en el stock ganadero, la salida de Argentina del ranking de los mayores exportadores de carne, el cierre de 100 frigoríficos y la pérdida de miles de empleos, además del hecho de que los precios de los distintos cortes vacunos aumentaron muy por encima de la inflación.

“Son atropellos que no se pueden soslayar a la luz de lo ocurrido en el pasado, porque se repiten fórmulas condenadas al fracaso. El camino es exactamente el inverso: se debe otorgar previsibilidad, trazar una hoja de ruta y favorecer una mayor producción potenciando la oferta de carne para que bajen los precios”, subrayó la Mesa.

También se quejó de que “junto a estas disposiciones desacertadas, aparecen amenazas de una nueva suba en las retenciones a los granos. Todo esto bajo la mirada cómplice de un ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca testimonial, cuyo aparente voluntarismo se ve desbordado por las acciones de la Secretaría de Comercio Interior”.

“El Presidente se había comprometido ante la Comisión de Enlace nacional a dialogar a la hora de tomar medidas de alto impacto, pero el sector agropecuario sigue asistiendo atónito a las decisiones inconsultas y arbitrarias”, reclamaron los ruralistas.