Tratamiento del Covid-19: escasas evidencias científicas a favor de la ivermectina y otras drogas

¡Compartir es demostrar interés!

entras ya se aplican en el mundo más de diez vacunas contra el coronavirus, todavía no hay ninguna droga que puede curar esta enfermedad. El único tratamiento con probada eficacia para disminuir el riesgo de morirse son los corticoides.

El resto de las drogas muestran evidencias poco contundentes, deben aplicarse solo en algunos pacientes y en un momento preciso del cuadro clínico, o directamente se ha probado que no son eficaces.

Ivermectina. Dentro de este último grupo ingresaría la ivermectina, un antiparasitario. El Ministerio de Salud de la Nació (MinSal), la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi) y la Organización Mundial de la Salud no lo recomiendan como tratamiento contra Covid-19, ni preventivo ni terapéutico.

Sin embargo, algunas clínicas del país y de Córdoba lo recetan y se ha difundido como terapia preventiva por el “boca en boca”. Pero hay que recordar que es una droga que presenta efectos adversos que pueden ser graves.

“En pacientes recién diagnosticados algunas clínicas recetan ivermectina, vitamina D, aspirina y otros. Pero no son drogas que van a cambiar el cuadro, solo podrían ayudar a superar más rápidamente la enfermedad”, asegura Andrés de León, presidente del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba.

Hace unos días se publicó un estudio argentino en la revista E-Clinical Medicine que mostraba buenos resultados. Pero es solo una prueba de concepto en apenas 45 pacientes. Los ensayos clínicos requieren varios cientos de voluntarios.

Además, no evaluó si la droga reduce el riesgo de hospitalización o mortalidad, sino si los pacientes presentaban una baja en la carga viral de las secreciones respiratorias. Los pacientes recibieron 0,6 microgramos de ivermectina por kilo de peso durante cinco días, una dosis más alta que la utilizada habitualmente.

“Se identificó una actividad antiviral dependiente de la concentración de la ivermectina oral en dosis altas en un régimen de dosificación que fue bien tolerado. Se necesitan grandes ensayos con criterios de valoración clínicos para determinar la utilidad clínica de ivermectina en Covid-19”, concluye el trabajo.

La investigación fue liderada por Alejandro Krolewiecki, del Instituto de Investigaciones de Enfermedades Tropicales, dependiente del Conicet y la Universidad Nacional de Salta. Recibió fondos del Gobierno nacional y del laboratorio argentino ELEA/Phoenix, que produce esta droga.

La ivermectina forma parte del tratamiento de base en varias provincias (La Pampa, Corrientes, Misiones y Tucumán). También se utiliza en Perú, Bolivia y Chile.

Otro ensayo clínico en Buenos Aires estudió su efecto preventivo en profesionales de la salud, pero no se lograron resultados contundentes sobre su eficacia.

“La ivermectina no va a cambiar la evolución de la pandemia. Hay gente que la tomó y falleció igual”, explica de León.

Y agrega: “La vacunación es lo único que ayuda a que las personas infectadas superen más aliviados un cuadro de Covid-19. Y las únicas drogas con efectividad probada son los corticoides, pero solo deben ser recetados por un profesional de la salud”.

Sin muchas terapias disponibles

Sin muchas terapias disponibles

Corticoides. La dexametasona es la única droga con amplia evidencia de su efectividad, pero solo debe utilizarse en cuadros graves o críticos. El ensayo Recovery, realizado en Reino Unido, mostró una reducción de la mortalidad de un tercio en pacientes internados con asistencia respiratoria mecánica y un quinto entre quienes estaban internados con suplementación de oxígeno.

Suero equino hiperinmune. Se trata de un desarrollo argentino que ya fue aprobado por Anmat a partir de los resultados de un ensayo de fase 2/3 de 242 pacientes hospitalizados con cuadros moderados a severos, aunque sin asistencia respiratoria.

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva no lo recomienda para pacientes internados en UTI. El MinSal tampoco lo recomienda para ningún cuadro. En Córdoba se utiliza en algunos pacientes que ingresan a dispositivos prehospitalarios, es decir, en cuadros leves a moderados pero con probabilidad de agravarse por tener factores de riesgo.

Remdesivir. El antiviral fue una de las primeras promesas para frenar con la pandemia, pero la esperanza se desinfló. La OMS no lo recomienda y tampoco el MinSal, aunque fue aprobado por Anmat.

Los ensayos clínicos muestran que puede reducir en cinco días el tiempo de internación de los pacientes, aunque está en duda si ayuda a disminuir el riesgo de mortalidad. Se trata de una droga cara y de aplicación intravenosa. Llegó al país hace algunas semanas.

A diferencia de las vacunas, el desarrollo de tratamientos contra el coronavirus marcha más lento. (AP)

Plasma de convalecientes. Un ensayo clínico argentino determinó que solo sería recomendado aplicarlo dentro de las 72 horas desde el inicio de los síntomas en personas mayores de 75 años y en pacientes de 65 a 75 años con comorbilidades. El ensayo Recovery no encontró evidencias de que baje la mortalidad.

Azitromicina. Es un antibiótico con efecto antiinflamatorio. El estudio Recovery determinó que su uso en cuadros de Covid-19 no mejora la supervivencia del paciente ni otro aspecto clínico. En Argentina, algunos profesionales lo recetan. Sí está recomendado en caso de coinfección con una bacteria.

Colchicina. Es un fármaco antiinflamatorio que se usa para tratar la gota. El ensayo Recovery no encontró un beneficio para evitar la muerte en pacientes con cuadros críticos y graves. Pero otro trabajo internacional (Colcorona) determinó que, administrado apenas diagnosticado el cuadro de Covid-19, reduciría en un 25 por ciento las hospitalizaciones. Para el MinSal es una terapia que ofrece alguna evidencia a favor pero no es contundente.

Budesonide. El tratamiento temprano con budesonide inhalado (usado para cuadros respiratorios) acorta el tiempo de recuperación en una mediana de tres días en pacientes con Covid-19 que tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad más grave, concluyó el ensayo inglés Principle. Lo destacado es que esta droga se puede aplicar de manera ambulatoria.

Tocilizumab. Se trata de un anticuerpo monoclonal con efecto antiinflamatorio. El estudio Recovery demostró que reduce el riesgo de muerte cuando se administra a pacientes hospitalizados con Covid-19 grave. También acorta el tiempo de internación y reduce la necesidad de un respirador mecánico. La desventaja es que es un tratamiento caro y de administración intravenosa. Por cada 25 pacientes tratados con tocilizumab, se salvaría una vida más, asegura el trabajo.

A nivel internacional existen otros anticuerpos monoclonales que demostraron cierta eficacia para tratar diferentes cuadros de Covid-19, pero todavía no están disponibles en el país.

Telmisartán. Investigadores de Buenos Aires determinaron que telmisartán, una droga recetada para la hipertensión, tendría un efecto positivo en pacientes internados con Covid-19. El ensayo (aleatorizado, pero no doble ciego) incluyó a 158 pacientes, divididos en dos grupos, uno recibió telmisartán y el otro placebo.

El tiempo de internación se redujo a nueve días, frente a los 15 o más entre quienes recibieron placebo. Eso también ayudaría a reducir la mortalidad. El trabajotambién fue publicado en la revista E-Clinical Medicine.

Ibuprofeno inhalado. Es un tratamiento surgido de Córdoba. Este antiinflamatorio oral se transforma en una sal para poder nebulizarla. No hay resultados en ensayos clínicos. Sin embargo, se aplica bajo un régimen de uso compasivo en algunas clínicas y hospitales de Córdoba.

“Por el momento solo contamos con observaciones médicas positivas registradas por el personal de salud que ha tratado un número significativo de pacientes. Química Luar diseñó un ensayo de fase 2 para medir eficacia y seguridad”, explican del laboratorio.

Esta droga se aplica cuando el Covid-19 ya genera neumonía como respiración entrecortada y síntomas de hipoxia y aparecen imágenes pulmonares anormales.

LA VOZ