Harinas sí, harinas no

¡Compartir es demostrar interés!

Según el Código Alimentario Argentino, el término harina designa al fino polvo obtenido de la molienda de cereales y otros vegetales (legumbres, verduras feculentas, frutos secos, semillas). En Argentina, la más consumida es la de trigo (refinada e integral), pero también existen harinas de avena, cebada, centeno, harinas de leguminosas, como de garbanzos, soja y otros porotos, las provenientes de vegetales como la mandioca (o yuca),  papa, maíz y otras que se obtienen de la molienda de semillas de especies forestales, como linaza, algarroba.

¿Qué tienen de común las harinas de todas las especies mencionadas?

El contenido de almidónun carbohidrato que tiene un rol esencial para la dieta de los humanos.

Entonces, ¿qué son los carbohidratos?

Los carbohidratos son moléculas de azúcar. Junto con las proteínas y las grasas, son de los tres macro nutrientes principales y esenciales  para una alimentación balanceada. El  cuerpo descompone los carbohidratos en glucosa. La glucosa, es la principal fuente de energía para las células, tejidos y órganos del cuerpo.

Tipos de carbohidratos

Azúcares o carbohidratos simples: se encuentran en su forma más básica. Pueden agregarse a los alimentos, como el azúcar de mesa (blanca, mascabo, miel), o encontrarse naturalmente en frutas, verduras y leche.

Almidones: son carbohidratos complejos que están hechos de muchos azúcares simples unidos. El cuerpo los descompone en azúcares para usarlos como energía.

Los almidones incluyen cereales integrales y legumbres y derivados (pan, masas, pastas, harinas) y algunas  verduras ricas en almidón, como papas, mandioca, choclo.

Fibra: también es un carbohidrato complejo. El cuerpo no puede descomponer la mayoría de la fibra, por lo que comer alimentos ricos en  fibra puede contribuir  a sentir saciedad y estar lleno por más horas.

La fibra se encuentra en muchos alimentos que provienen de plantas, como frutas, verduras, frutos secos, semillas, legumbres y cereales integrales.

Las dietas altas en fibra tienen numerosos beneficios para la salud: previenen el estreñimiento, ayudan a controlar los lípidos en sangre (colesterol, triglicéridos), regulan las glucemias, previenen las ECNT (enfermedades crónicas no trasmisibles) y ayudan a controlar el peso corporal.

Elegir que carbohidrato consumir:

Cereales y legumbres: elegir  principalmente granos enteros y no refinados.

Harinas: elegir siempre integrales (molienda de grano entero), conservan todas las vitaminas y minerales del grano entero, ya que a los granos refinados se les ha eliminado parte del grano, eliminando así algunos de sus nutrientes.

«Para determinar si un producto industrializado “integral” tiene fibra, recomiendo revisar la lista de ingredientes en el paquete y ver si aparece algún grano integral dentro de los primeros ingredientes enumerados.»

Fuente: La Posada del Qenti