Colegios privados de Córdoba retoman clases presenciales todos los días

¡Compartir es demostrar interés!

sde el próximo lunes, varios colegios privados de la provincia de Córdoba retornarán a clases presenciales todos los días, en jornadas de cinco horas.

Los establecimientos deberán garantizar el aforo con el distanciamiento social previsto en el protocolo sanitario, y tienen haber sido autorizados por el Ministerio de Educación de la Provincia.

La flexibilización de las burbujas y la presencialidad continua rigen en la provincia desde el lunes 26 para aquellas escuelas, grados o cursos que cuenten con el espacio físico necesario para la presencia permanente de estudiantes.

Esto implica disponer de aulas, salones u otros espacios que permitan ubicar los bancos con un distanciamiento interpersonal de 1,50 metros para estudiantes y de 1,80 a dos metros para docentes, además de garantizar la ventilación cruzada.

La actualización de la norma permitió que algunas escuelas, tanto de gestión estatal como privada, pasaran de tres a dos burbujas, o bien que garantizaran presencialidad total a alumnos que finalizan alguno de los niveles.

Aún no se ha informado oficialmente que existan instituciones estatales que hayan abandonado la bimodalidad por completo y para todo su alumnado, a excepción de las rurales.

En tanto, en los colegios privados la situación es muy dispar porque las realidades también son diversas. Los que cuentan con mejor infraestructura iniciaron el lunes pasado las clases presenciales para las divisiones de salas de 5, sexto grado, y sexto o séptimo año (o para toda la matrícula en algunos pocos casos).

Otras lo harán la semana próxima, después de haber ampliado y reestructurado espacios, o bien rediseñado el esquema de aulas para cumplir con la normativa vigente.

Fuentes del Ministerio de Educación confirmaron a La Voz que los colegios privados están presentando sus proyectos para el retorno completo a la presencialidad; algunos ya han sido aprobados y otros están en análisis.

“No son tantos los colegios por ahora porque no todos pueden garantizar el aforo. Vamos viendo caso por caso”, explicaron, sin precisar el número de solicitudes ni el listado de instituciones.

La prioridad son los cursos finales de ciclo, con cinco horas de clases presenciales (después del receso invernal, se sumó una hora en todos los niveles y escuelas).

Los colegios de doble jornada solicitaron cumplir con las ocho horas diarias presenciales, pero sólo se autorizaron las cinco (en algunos casos seis) previstas en la última reglamentación ministerial.

Desde la Junta de Educación Católica, indicaron que las instituciones están diseñando sus propuestas, que incluyen el uso de espacios, como salones de actos, gimnasios u otros no habituales como aulas.

“Las escuelas están en ese trabajo de planificación estratégica, lo que incluye la quinta hora de clase, pero no todas tienen una infraestructura tan cómoda”, apuntó Carolina Parma, presidenta de Junta.

CÓMO SE ORGANIZAN

En el colegio del club Instituto, el lunes vuelven a la presencialidad los alumnos de niveles inicial y primario. En el último caso, con 14 aulas y tres entradas diferenciadas, en el barrio de Alta Córdoba. Utilizarán el salón de usos múltiples y las canchas de básquet, de fútbol, de pelota paleta, el gimnasio, el aula de informática y el complejo La Agustina.

“Todos los espacios se ajustan al distanciamiento y a la ventilación cruzada que prevé la resolución 26/21”, explicó Carolina Amuchástegui, una de las representantes legales de la institución.

“No vamos a superar los 20 alumnos. A aquellos grados mayores de 24 se los va a dividir en dos espacios distintos”, explicó Amuchástegui.

En este colegio no fue necesario hacer obras ni modificaciones arquitectónicas adicionales para garantizar el distanciamiento, pero sí realizaron una reingeniería de horarios.

El Colegio San Pedro Apóstol comenzó el lunes pasado con la presencialidad continua. “Tenemos aulas grandes, pero rompimos paredes para hacerlas aún más amplias. Unir las burbujas fue una muy buena noticia porque algunos grados se sintieron muy golpeados por la falta de contacto”, dijo Romina Burton, representante legal.

El colegio cuenta con espacios cómodos y sólo una división por grado o curso (con cursos de menos de 30 estudiantes). Los alumnos de primaria y de secundaria asisten ahora seis horas al día (tres módulos de 80 minutos, dos de 40 y recreos), con el comedor incluido (hay cuatro turnos de comida para respetar el aforo).

“No todos los colegios pueden aprovechar esta flexibilización. Muchas escuelas, incluso privadas, no pueden ampliar aulas para incorporar la quinta hora”, indicó Burton, para quien en la normativa sanitaria debería modificarse la distancia interpersonal y reducirla a un metro.

“En una semana de presencialidad se ha hecho un progreso muy importante. Los chicos son muy respetuosos de las normas, terminan de comer, se ponen el barbijo y salen al patio. No es justo que no todas las escuelas puedan aprovechar esta posibilidad”, subraya la representante legal.

LA VOZ