Científicos estadounidenses logran prevenir el COVID-19 con el uso de dos anticuerpos monoclonales inyectables

¡Compartir es demostrar interés!

Una combinación de dos anticuerpos monoclonales administrados con una inyección subcutánea previno el COVID-19 en pacientes con alto riesgo de infección debido a la exposición en el hogar, según los resultados de un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo publicado el 4 de agosto en el The New England Journal of Medicine.

El cóctel de anticuerpos monoclonales casirivimab e imdevimab ( REGEN -COV, Regeneron Pharmaceuticals) redujo el riesgo relativo de infección de los participantes en un 72% en comparación con el placebo durante la primera semana. A partir de la segunda semana, la reducción del riesgo aumentó al 93%, lo que evidenció un bajo riesgo de hospitalización o muerte entre las personas tendientes a padecer la enfermedad por coronavirus 2019.

“Mucho después de que su hogar lo exponga, hay un efecto duradero que evita que se propague en la comunidad”, anticipó el doctor David Wohl, profesor de medicina en la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Estados Unidos, quien fue investigador del ensayo, pero no autor del estudio.

La terapia evidenció un bajo riesgo de hospitalización o muerte entre las personas tendientes a padecer la enfermedad por coronavirus 2019  REUTERS/Molly DarlingtonLa terapia evidenció un bajo riesgo de hospitalización o muerte entre las personas tendientes a padecer la enfermedad por coronavirus 2019 REUTERS/Molly Darlington

El ensayo se llevó a cabo en 112 sitios en los Estados Unidos, Rumania y Moldavia, en donde los participantes debieron registrar muestras nasofaríngeas y de suero para la prueba de anticuerpos séricos en un laboratorio central. Los participantes se inscribieron dentro de las 96 horas posteriores a que alguien en su hogar dio positivo por SARS-CoV-2 y luego fueron asignados al azar para recibir el medicamento REGEN-COV en 1200 mg por vía subcutánea o un placebo. Según las pruebas serológicas, los participantes del estudio no mostraban evidencia de infección por SARS-CoV-2 actual o anterior. La edad media de los participantes fue 42,9, pero el 45% eran adolescentes varones (de 12 a 17 años). En el grupo que recibió REGEN-COV, 11 de 753 participantes desarrollaron COVID-19 sintomático, en comparación con 59 de 752 participantes que recibieron placebo.

La reducción del riesgo relativo para el período de 4 semanas del estudio fue del 81,4%. De los participantes que desarrollaron una infección por SARS-CoV-2, los que recibieron REGEN-COV tenían menos probabilidades de presentar síntomas. Los investigadores afirmaron que se desarrollaron infecciones asintomáticas en 25 participantes que recibieron REGEN-COV versus 48 en el grupo de placebo. El riesgo relativo de desarrollar cualquier infección por SARS-CoV-2, sintomática o asintomática, se redujo en un 66,4%.

La reducción del riesgo relativo para el período de 4 semanas del estudio fue del 81,4%.  REUTERS/Kathleen FlynnLa reducción del riesgo relativo para el período de 4 semanas del estudio fue del 81,4%. REUTERS/Kathleen Flynn

Al diseñar este ensayo clínico de fase 3, anticipamos una alta incidencia de antecedentes de transmisión lateral en hogares con una persona que había documentado la infección por SARS-CoV-2 en cuarentena junto con otros miembros del hogar; esta alta incidencia se ha confirmado posteriormente. Este escenario es típico de muchos otros escenarios en los que las personas no infectadas se encuentran muy cerca de las personas infectadas y estarían en alto riesgo de infección. Estos entornos incluyen hospitales, hogares de ancianos, densos complejos habitacionales, prisiones y escuelas. La prevención en estos entornos de alto riesgo también se correlacionaría con la prevención en entornos de menor riesgo. Entre los miembros del hogar que se confirmó que no estaban infectados y que no tenían antecedentes recientes de infección, el REGEN-COV subcutáneo previno las infecciones por SARS-CoV-2 sintomáticas y generales, y la mayoría de los participantes que recibieron este agente no presentaron efectos adversos menores o no tuvieron ningún efecto adverso”, apuntaron los investigadores en el estudio.

Entre los pacientes que presentaban síntomas, remitieron en una media de 1,2 semanas para el grupo que recibió REGEN-COV, 2 semanas antes que el grupo placebo. Estos pacientes también tuvieron una menor duración de una carga viral alta (> 10 4 copias / ml), incluso con pocos eventos adversos en los grupos de tratamiento o placebo. Los anticuerpos monoclonales “parecen ser increíblemente seguros”, aseguró Wohl.

“Estos anticuerpos monoclonales han demostrado que pueden reducir la replicación viral en la nariz”, dijo el autor del estudio Myron Cohen, MD, especialista en enfermedades infecciosas y profesor de epidemiología en la Universidad de Carolina del Norte.

INFOBAE