Presencialidad plena: Córdoba define cómo se aplicará en las escuelas

¡Compartir es demostrar interés!

Pasaron ya cinco días desde que el Consejo Federal de Educación (CFE) introdujo cambios en los protocolos escolares para avanzar hacia una presencialidad plena en las escuelas. En esa reunión nacional estuvo presente el ministro de Educación de Córdoba, Walter Grahovac. Sin embargo, hasta el momento se desconocen las nuevas directivas que tomará la Provincia en ese sentido.

Según dejaron trascender el martes desde la cartera educativa provincial, este miércoles habrá definiciones y se comunicarán oficialmente. Los anuncios son esperados con ansiedad en la mayoría de las comunidades educativas (así lo vienen expresando directivos, docentes, alumnos y padres), que ya quieren saber de qué manera se intensificará en Córdoba el retorno de los chicos y chicas a las aulas.

En paralelo, algunas escuelas de gestión privada y determinados grados y cursos de establecimientos públicos, ya tienen a todos sus estudiantes en las aulas. Pero por ahora son las menos.

Este martes, las autoridades de Educación de la Provincia seguían insistiendo en la necesidad de garantizar el cumplimiento de los protocolos sanitarios en los colegios a medida que se habilita una mayor presencialidad. Por eso –aseguraron– las nuevas definiciones se están tomando con absoluta cautela, atendiendo a la complejidad propia del sistema educativo.

“La Provincia se encuentra trabajando sobre los nuevos criterios definidos por el Consejo Federal de Educación para adecuar todo lo que sea posible en el sistema educativo general obligatorio, y permitir una mayor exposición pedagógica, al tiempo que seguir garantizando que la escuela sea un lugar de cuidado en el actual contexto de pandemia”, aclararon voceros del Ministerio de Educación.

En esa misma línea, La Voz ya adelantó días atrás que la cartera conducida por Grahovac planea avanzar hacia un esquema de mayor presencialidad en las escuelas, aunque dejando en libertad de acción a cada institución para que defina su aplicación progresiva, conforme a la cantidad de alumnos y al espacio físico del que dispongan.

Las nuevas resoluciones establecidas por el CFE, que se realizó el pasado jueves, contemplan una reducción de la separación física entre estudiantes de hasta 50 centímetros en las aulas. Esa nueva distancia, si bien es excepcional, se podría aplicar en establecimientos que no puedan cumplir con el “óptimo” metro y medio o con los “aceptables” 90 centímetros, según los criterios definidos por las autoridades.

Esas distancias excepcionales deberán ir acompañadas de mayores medidas de cuidado sanitario. Entre otras, las instituciones que las implementen deberán hacer testeos periódicos a los estudiantes, medir el CO2 en las aulas, y propender al uso de dos y hasta tres cubrebocas entre los docentes.

EL GREMIO, A FAVOR CON REPAROS

Ante este nuevo escenario, la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) se pronunció este martes a favor de incrementar la presencialidad en las escuelas. Pero también destacó que las medidas deberán sujetarse al cumplimiento de una serie de protocolos sanitarios a los fines de minimizar los riesgos de contagio por coronavirus.

El secretario de Coordinación del sindicato docente, Oscar Ruibal, destacó que si bien la presencialidad es la mejor manera para garantizar el proceso de enseñanza-aprendizaje, aún no están dadas todas las condiciones para garantizar el cumplimiento de protocolos en el marco de la pandemia de coronavirus.

“No debemos olvidarnos que hay una pandemia. Los chicos no sólo están en la escuela. Conviven en otros ámbitos y, lamentablemente, no necesariamente se cuidan”, dijo en diálogo con Canal Doce.

El gremialista indicó que en los próximos días “se verán los mecanismos y nuevos protocolos para analizar las cuestiones educativas para que se pueda avanzar progresivamente hacia la presencialidad en la actividad áulica”. Y aclaró que la resolución acordada en el Consejo Federal de Educación no plantea un regreso a la presencialidad tal como era antes del inicio de la pandemia, en 2020.

“En la medida que se cumplan una serie de requisitos, como la reducción de la distancia a 90 centímetros, cada una de las aulas debe tener un medidor de CO2, tiene que garantizarse el testeo semanal del 10 por ciento en forma aleatoria de la matrícula escolar. No es que se dice que ya mismo se comienza con todo, sino de generar condiciones para que esto sea posible. Y ello será de acuerdo a la realidad concreta de cada uno de los establecimientos”, subrayó.

Para Ruibal, el tema es poder garantizar las mejores condiciones en una situación extraordinaria como lo es una pandemia. “Tanto las resoluciones de los protocolos nacionales y provinciales han sido muy precisos y trabajamos para que esos mecanismos sean cumplidos y sea la autoridad responsable quien lo garantice”, manifestó el gremialista, dejando por sentado que las condiciones serán el nuevo punto conflictivo.

LA VOZ