Efecto vacunación: cómo varía la edad promedio de los fallecidos por Covid en Córdoba

¡Compartir es demostrar interés!

Julio había mostrado un dato sorpresivo sobre la edad promedio de las muertes por Covid-19. Y agosto confirmó ese cambio de tendencia.

Casi desde el inicio de la pandemia, hace 17 meses, la edad media de mortalidad en Córdoba venía siendo cada vez más baja. Pero en julio, por primera vez, subió. Y en agosto siguió escalando algo más.

Traducido en números: las 530 muertes que el Ministerio de Salud de Córdoba adjudicó al coronavirus en agosto, tuvieron una edad promedio de 68 años. En julio, había sido de 67,6 años.

Pero hasta junio venía en descenso: ese mes (el de mayor impacto en casos y en muertes en Córdoba) la edad media fue de 64,6 años. En mayo había sido de 67,2 y en abril, de 68,9 años.

En la primera ola, de marzo a octubre de 2020, la edad promedio de muerte era de 74,5 años. Y si se contabiliza el primer año completo (de marzo a marzo) fue de 72,6 años.

La tendencia paulatina pero constante a la baja en edad era notoria, hasta julio de 2021.

Los especialistas plantean que el cambio de tendencia en los dos últimos meses se explicaría por el avance de la campaña de vacunación.

EL 32,6%, DE MENOS DE 60 AÑOS

En agosto, el 32,6% de los fallecidos por Covid-19 en Córdoba tenía menos de 60 años.

En julio, había sido el 33,5%. En junio, el 35,6%.

Pero, entre marzo de 2020 y marzo de 2021, los menores de 60 explicaban apenas el 11% del total de muertes en Córdoba.

En esas proporciones también se observa cómo la incidencia de la mortalidad entre los adultos mayores fue bajando hasta junio pasado, pero en los dos últimos meses empezó a escalar.

Los cambios pueden graficarse de un modo más sencillo: durante un año de pandemia, uno de cada 10 fallecidos por coronavirus era menor de 60 años. En mayo de 2021, con la segunda ola ya acentuada, fueron casi tres de cada 10. En junio, con el pico más agudo de casos y de muertes en Córdoba, llegaron a ser casi cuatro de cada 10. Pero en julio y agosto se situaron otra vez en torno a los tres de cada 10.

NÚMEROS DE AGOSTO

EXPLICACIONES

Buena parte de la explicación habría que buscarla en el avance del plan de vacunación.

La merma en la tasa de mortalidad de los adultos mayores se fue reduciendo a medida que se sumaron inmunizados en esa franja. Pero que esa tendencia se haya paralizado en julio y más aún en agosto se relacionaría con que la campaña de vacunación avanzó ya también entre los segmentos de menores de 60 años, que era el grupo que más había crecido en decesos en los meses anteriores (cuando descendían en la franja de más de 60 años).

La ocupación de camas críticas para Covid está en baja desde hace dos meses (La Voz)

Otra causa de la baja de edad de muerte de 2021 comparada con la de 2020 se encuentra en que con la segunda ola aumentó mucho más el nivel de contagios entre los más jóvenes, acentuado además por la mayor transmisibilidad de las nuevas mutaciones del virus, lo que ocasionó cuadros más severos en pacientes de 40 a 60 años.

Expertos sanitarios advierten que sin vacunación, los muy altos picos de contagios registrados en la segunda ola habrían generado muchos más decesos, sobre todo entre adultos mayores.

Rodrigo Quiroga, bioquímico e investigador del Conicet, había anticipado sobre los datos de julio que una vez que la vacunación cubrió a los adultos mayores bajó el promedio de edad de los fallecidos. “Pero una vez cubierto también los grupos más jóvenes, la edad media de muerte vuelve a subir”, apuntó.

Jorge Aliaga, otro experto en bioinformática, acotó que similar tendencia se repite a nivel nacional. “En Argentina, la estrategia de vacunación priorizó a los que tenían más probabilidades de fallecer, no de contagiarse. Se buscó bajar los muertos”, señaló.

Ambos especialistas consideraron que, una vez que se cubra a todos los grupos poblacionales, el promedio de edad de los fallecidos volverá a ser el mismo del primer año de pandemia, antes de la vacunación, aunque con un número absoluto menor de muertes por Covid-19.

SEGÚN LAS EDADES

La edad es un factor agravante clave de los cuadros de Covid. Los mayores de 60 siguen representando la mayor parte de los fallecidos. Incluso, aunque la inmensa mayoría ya se haya vacunado con dos dosis.

En agosto pasado, de los 530 fallecidos por Covid en Córdoba, el 67,4% tenía más de 60 años.

Luego, el impacto desciende junto con la edad: entre los 51 y 60 años, se contó el mes pasado el 16,6% de los decesos, y la franja de 41 a 50 años explicó el 10,4% del total. Luego, entre los de 31 a 40 años fue el 4,7% de las muertes del mes y entre los de 19 a 30 años se completa el restante 0,9%.

En agosto, como en julio, no hubo muertes reportadas de niños y adolescentes menores de 18 años. En lo que va de pandemia, en esa franja se contaron seis casos en Córdoba: un bebé de 15 días, uno de 9 meses, una niña de 3 años, un nene de 8, y dos adolescentes de 16 años y 18 años.

El estrés del sistema sanitario se alivió tras el pico muy complejo de junio pasado. Pero sigue habiendo cientos de internados en camas críticas por Covid en Córdoba. (Facundo Luque)

EN AGOSTO: 17 FALLECIDOS POR DÍA EN CÓRDOBA

Junio de 2021 fue el peor mes de la pandemia en Córdoba: se contaron 47 fallecidos por día.

Julio marcó un alivio, con una notoria baja respecto de ese pico anterior, con 26,7 decesos por día.

Agosto acentuó la desescalada, con un promedio de 17 fallecidos diarios en Córdoba.

Fueron tan duros los números del trágico junio, que los de julio y agosto se asumieron con sensación de respiro. Aunque, en realidad, se trate de una conclusión relativa, ya que agosto de 2021 se ubica como sexto mes con más decesos de los 17 que lleva la pandemia.

Sólo octubre y noviembre de 2020, y mayo, junio y julio de 2021, tuvieron peores números que el agosto que acabamos de dejar atrás.

Con la tasa de internados graves que viene en baja desde hace dos meses, y la campaña de vacunación que avanza, la impresión es que la tasa de fallecidos seguirá en descenso.

El interrogante es si volverían a asomar cambios ante una eventual tercera ola.

LA VOZ