Delta en Córdoba: por ahora, con testeos y rastreos mantienen contenida a la variante

¡Compartir es demostrar interés!

Hace más de un año, Córdoba se diferenciaba del resto de país con una estrategia propia para contener la primera ola del Covid-19. La apuesta fue realizar testeos masivos (no sólo en casos sospechosos por tener síntomas) y rastrear todos los contactos estrechos de los positivos.

Ahora, las autoridades sanitarias de Córdoba están implementando un plan similar que está ayudando a contener el avance de la variante Delta.

“Poder tener la tipificación de genoma en menos de 72 horas es importante. Hoy se realiza el genotipado a todos los positivos detectados por PCR y la idea es ampliar esto a los positivos detectados con los tests rápidos de antígenos”, explicó a La Voz Gabriela Barbás, secretaria de Promoción y Prevención de la Salud de Córdoba.

Por su parte, Humberto Debat, virólogo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) en Córdoba e integrante del consorcio Pais que realiza la vigilancia genómica en Argentina, entendió que Córdoba tiene el mejor sistema de vigilancia molecular del país para detectar variantes.

“La baja frecuencia de circulación de Delta en Córdoba frente a otras regiones es una sorpresa. Puede haber varios factores que lo expliquen, pero creo que el sistema de vigilancia más eficiente de la provincia es una medida importante. Pueden informar los resultados día a día y realizar un mejor seguimiento”, aseguró Debat.

Desde hace más de un mes Córdoba tiene la posibilidad de realizar un genotipado rápido de los casos positivos gracias a un equipamiento especial que utiliza el Laboratorio Central de la Provincia con ayuda del Instituto de Virología de la Universidad Nacional de Córdoba.

Viviana Re, investigadora de este instituto, aseguró que Córdoba pueden determinar qué variante hay detrás del 100 por ciento de los casos positivos detectados por PCR. “Es una medida de control que influye positivamente en el retraso de la diseminación de la variante Delta”, afirmó.

Y explicó que la determinación demora 48 horas. Los resultados se derivan al área de Epidemiología de la Provincia, que realiza la investigación para rastrear contactos estrechos y controlar el aislamiento.

A su vez, la cuarentena que deben hacer los positivos de Delta y sus contactos estrechos es más estricta. Son 14 días para el infectado y 18 para un contacto estrecho conviviente. A nivel nacional es de 14 días, mientras que para contagiados con otras variantes la cuarentena es de 10 días.

Además del genotipado en “tiempo real”, Barbás valoró el trabajo de ampliación diagnóstica que se realiza con los operativos Identificar ante la aparición de Delta en una localidad o barrio. “Vamos a los barrios, comercios e instituciones de la zona, más allá de testear a los contactos estrechos”, explicó. El último ejemplo es lo ocurrido en la localidad de Sacanta el fin de semana.

Para el caso de los convivientes el testeo es más estricto. “También hay una fuerte recomendación de hacer el aislamiento en instituciones intermedias. La Provincia tiene a disposición hoteles para que el núcleo familiar realiza la cuarentena. Aunque no todos lo aceptan”, detalló la funcionaria.

AVANCE EN CÓRDOBA

El 29 de julio se informaron los primeros 14 casos de la variante Delta en Córdoba. Todos ellos estuvieron asociados a una persona que regresó de Perú y no cumplió con el aislamiento. Este “caso cero” finalmente falleció el 22 de agosto.

El foco se expandió y generó otro brote en Deán Funes, que se conoció el 17 de agosto. La investigación genómica determinó que hasta fines de agosto todos los casos de Delta estaban asociados a ese “paciente cero”.

Hasta el 26 de agosto Córdoba reportó 73 contagiados con esta versión del Sars-Cov-2. El 30 de septiembre el acumulado ya era de 216. Mientras que hasta este domingo la cifra ya había llegado a 301.

Debat insiste, en que más allá de las causas, lo importante es que hoy la frecuencia de Delta en Córdoba es baja y los números son confiables. El último reporte oficial (hasta fines de septiembre) indicaba que solo el cinco por ciento de los contagios en Córdoba corresponden a Delta.

Mientras tanto, para esa fecha esta versión del virus ya representaba el 35 por ciento de los casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) y el 25 por ciento en Santa Fe.

El domingo, Analía Rearte, directora nacional de Epidemiología y Análisis de Situación de Salud, aseguró que la variante Delta ya representaba el 50 por ciento de los contagios en Amba.

Barbás espera un incremento de la circulación de Delta hasta que se convierta en la predominante en Córdoba, pero no arriesga el momento en que esto ocurrirá.

“La apuesta es seguir ganando tiempo para avanzar con la campaña de vacunación que ahora estamos descentralizando y seguir con los testeos. La recomendación es que la gente se testee al menos una vez a la semana sin importar si tienen síntomas o no, o si es contacto estrecho”, indicó.

LA VOZ