En Córdoba la pandemia fue menos mortal que en otros distritos del país

¡Compartir es demostrar interés!

Al calcular la tasas de fallecidos cada millón de habitantes, Córdoba se ubica en el puesto 18° (1.853,7 fallecidos cada milllón habitantes). En la provincia murieron 7.041 persona por Covid-19. Córdoba tiene el 8,3 por ciento de la población nacional y el seis por ciento de los fallecidos.La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) encabeza el ranking con 3.661,8 fallecidos cada millón de habitantes, esto es casi el doble que Córdoba. Le siguen Neuquén (3.412,8), provincia de Buenos Aires (3.108), Río Negro (3.105,5), La Pampa (2.855,6) y Tierra del Fuego (2.825).Santa Fe, provincia con una población y otras características similares a Córdoba, registra 2.460,3 fallecidos cada millón de habitantes, lo que la ubica en el 10° lugar. Los santafesinos son el 7,8 por ciento de los argentinos y tienen el 7,5 por ciento de los muertos por Covid-19.

La estrategia cordobesa

Los expertos coinciden en que hay muchos factores que pueden incidir en el impacto que puede tener la pandemia en una determinada población. Una muy importante es el porcentaje de la población mayor de 60 años, ya que la edad fue el factor de riesgo de muerte por Covid-19 más importante hasta la llegada de las vacunas.

En este sentido, Rodrigo Quiroga, investigador del Conicet y la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), asegura que a pesar de que nuestra provincia tiene una población “envejecida” el impacto de la pandemia fue menor que en distritos similares. Otro factor es el porcentaje de población urbana, en donde Córdoba también llevaría las de perder.

INFO

Entonces, ¿por qué la mortalidad fue más baja en Córdoba? Los expertos entienden que se debe a la infraestructura sanitaria, reforzada durante la pandemia, pero sobre todo a la estrategia adoptada por las autoridades locales para enfrentar al Covid-19.

“Antes de la llegada de las vacunas, lo más importante para hacer eran acciones de control focalizado como hizo Córdoba. Fue el diferencial que tuvo esa provincia sobre el resto”, asegura Roberto Etchenique, investigador del Conicet y la Universidad de Buenos Aires.

En una primera etapa, el país adhirió a acciones más globales, con cuarentenas, cierre de escuelas y restricciones en la circulación. “Esas medidas sirven para bajar de muchos casos a menos casos. Con números más manejables es importante realizar operativos de testeo y rastreo permanente”, asegura Etchenique.

Según el especialista, al inicio de la pandemia Córdoba logró suprimir el avance del Covid-19 cuatro veces gracias al rastreo de contactos, especialmente de los casos asintomáticos, que según la definición nacional no eran considerados sospechosos.

“Córdoba ha tenido un desempeño muy bueno, al principio con los testeos y rastreos de contactos y ahora con la campaña de vacunación”, agrega Quiroga.

Para el investigador, Córdoba cometió el error de no sellar las zonas libres de Covid-19. “En esas zonas no se debería haber permitido el ingreso sin cuarentena. Pero no lo hizo y entonces la ola de casos del Área Metropolitana de Buenos Aires se la llevó puesta”, grafica.

Variante Delta

Córdoba fue presentada como un caso exitoso de contención de la pandemia y de la variante Delta por el consorcio internacional EndCovid, liderado por Yaneer Bar-Yam. En esta conferencia de principios de este mes Gabriela Barbás, secretaria de Promoción y Prevención de la Salud de la Provincia, destacó el trabajo conjunto del Gobierno con varias instituciones, desde el Ejército hasta la UNC.

“La vigilancia epidemiológica fue importante. Se llegaron a realizar 200 rastreos diarios e investigar 500 contactos estrechos. La red de laboratorios, coordinado por el Laboratorio Central, permitió ir ampliando la infraestructura con más equipos y agentes”, comentó.

Y señaló que otras iniciativas que ayudaron a contener la pandemia fueron el monitoreo ambiental de aguas residuales del Sars-Cov-2, la circulación de variantes en tiempo real y la georreferenciación de los casos.

Esa tarea de rastreo de contactos se está replicando ahora para frenar a la variante Delta. De hecho, hoy por hoy, su presencia en Córdoba es más baja que en el resto del país.

Durante la segunda ola, Córdoba implementó otra estrategia novedosa que puede haber bajado la mortalidad del Covid-19. Se trata de los dispositivos de atención prehospitalaria, los cuales tuvieron por objetivo actuar precozmente en la atención de casos positivos de riesgo para evitar que el cuadro se agrave.

Exceso de muertes

Otra forma de evaluar la gestión de la crisis sanitaria por la pandemia es mirar el exceso de mortalidad. En 2020, Argentina registró un 10 por ciento más de personas fallecidas que las esperadas.

En su mayoría son muertes por Covid-19, aunque oficialmente no quedaron registradas. Este subrregistro puede explicar por qué Misiones presenta la tasa más baja (555,3) de fallecidos por coronavirus cada millón de habitantes.

LA VOZ