Covid en Córdoba: suben los casos, pero internaciones y muertes están en el punto más bajo

¡Compartir es demostrar interés!

Los números del coronavirus en Córdoba muestran una dispar evolución por estos días.

Los nuevos contagios están elevando su promedio diario desde hace cuatro semanas, después de una notoria caída registrada desde el dramático pico de junio pasado.

Pero las cifras de ocupación de camas y de fallecimientos adjudicados a Covid-19 (los más relevantes desde lo sanitario) están en los puntos más bajos, en niveles similares a los de los tres primeros meses de la pandemia, cuando el Sars-Cov-2 era aún más una amenaza que una complicación severa.

En la última semana (del 21 al 27 de noviembre), el Ministerio de Salud provincial reportó 869 nuevos positivos detectados, que representan una media de 124 por día. La semana anterior, ese promedio había sido de 80 diarios. Y una más atrás, de 70 por día. Hace un mes, se midió en 68 infectados diarios.

Las cifras muestran una leve tendencia a la alza, luego de que desde el pico de junio (cuando hubo jornadas con más de cinco más casos diarios) se dibujara una notable y continua curva de descenso.

Esa baja se observó hasta fines de octubre, cuando se amesetó. Y en este noviembre la curva retomó hacia arriba, aunque de modo leve.

Según datos del Ministerio de Salud, los menores de 20 años componían el 17,5% de los contagios, medidos desde el inicio de la pandemia. Pero en las últimas 15 semanas, ese segmento explica al menos el 25%, con un pico de hasta el 35% hace seis semanas. Que haya sido el último grupo etario en recibir la vacuna es la principal explicación que aportan los expertos.

Según datos oficiales, del total de personas vacunadas en Córdoba hasta la semana pasada (3.099.000), sólo el 2,2% contrajo Covid (67.195), después de la doble inoculación.

EVOLUCIONES

20 INTERNADOS

El domingo pasado había 20 personas internadas en camas destinadas a pacientes con Covid en toda la provincia, sumando los sistemas de salud público y privado.

Las internaciones están en el punto más bajo de la pandemia, sólo comparable a marzo o abril de 2020, cuando despertaba.

Desde junio, cuando hubo días con unos tres mil internados y el sistema sanitario al borde del colapso, la cifra fue bajando a medida que, de modo paralelo, subía el ritmo de vacunación.

Esa baja se estabilizó hacia fines de octubre: desde entonces hasta ahora fluctúa entre los 20 y los 34 pacientes internados por día.

FALLECIDOS: ABRUPTA CAÍDA

La Provincia reactualizó días atrás la información sobre decesos por Covid, con lo que el número total acumulado resultó algo menor del que venía informando, “al reclasificarse las notificaciones duplicadas y las personas fallecidas con residencia en otras provincias”.

Así, algunos meses sumaron más decesos que los que se habían reportados y otros, menos. Para octubre pasado, por ejemplo, se habían informado 96 fallecimientos, que en buena parte luego se reclasificaron como ocurridos con anterioridad y la cifra de ese mes quedó ahora en 18 casos.

Pero lo que asombra es noviembre, que lleva una sola muerte notificada en 27 días (hasta el domingo último). Varias muertes informadas en los dos primeros días de este mes se reclasificaron como realmente ocurridas en meses anteriores.

La tasa de fallecidos en noviembre (0,04 por día) está en los niveles del primer mes de pandemia cordobesa (marzo de 2020).

Del total de decesos, el 43% fue de residentes en la ciudad de Córdoba (que concentra el 39% de la población provincial), y el 57% restante de vecinos del interior.

En total, en 20 meses, Córdoba cuenta 7.045 fallecidos por Covid-19.

CÓMO EXPLICARLO

El infectólogo Germán Ambasch, que integra el comité de expertos que asesora a la Provincia, apunta algunas explicaciones sobre esas cifras.

“Cuando hablamos de vacunación, está claro que tiene dos efectos: prevenir mejor la enfermedad y, sobre todo, bajar las hospitalizaciones y las muertes. Y lo que vemos en los números es el impacto positivo que tuvo. Porque aun contagiándose gente, si está vacunada hace casos más leves, que no terminan demandando camas en clínicas y hospitales”, señala a La Voz.

El médico admite que “los contagios estás aumentando en relación a semanas atrás, pero son números bajos aún. Hace pensar que son los no vacunados que quedan y algunos vacunados que, por serlo, hacen síntomas leves”.

Ambasch aporta: “Si de pronto nos encontramos de nuevo con muchos más casos, digamos con mil por día, tendríamos que extremar medidas. Pero no parece ser ese el escenario, al menos por ahora”.

El especialista señala como un logro “el alto nivel de vacunación logrado”, aunque advierte que “hay que seguir por más, y es clave completar los esquemas”.

También insiste con que “sigue siendo importante el uso de barbijos y el distanciamiento social”.

A la vez, adjudica la suba de casos paulatina de las últimas semanas a que hay “más relajamiento de la gente con las medidas de protección y más eventos masivos”. Entonces –concluye– se ve algo más de infectados, pero que no se traduce en más internados ni en más muertes, por efecto de la inmunización.

LA VOZ