Remate La Porteña: 1233 cabezas en el 1° remate online del 2022

¡Compartir es demostrar interés!

Remates La Porteña redobló la apuesta por los negocios ganaderos. Y esto se vio reflejado
el martes 19 de abril, en el primer gran remate online del año que se realizó vía streaming.
La mesa de negocios comenzó a rodar a las 14:00 horas, con un gran interés por parte de
los compradores, lo que le dio solidez a las operaciones. Así los negocios fueron surgiendo,
con rapidez y fluidez comercializando toda la hacienda en una hora y media.

Los dueños del martillo en esta oportunidad fueron Marcelo Gorgerino, Claudio Macedo y
Gerardo Martin quienes llevaron adelante este excepcional remate con soltura, aportando
su propio folclore y logrando muy buenas operaciones.

Como siempre decimos en Remates la Porteña, el objetivo es llegar a todo el país. Al
respecto Federico Díaz, recorredor de hacienda destacó: “La idea es llegar a todo el país.
Hubo compradores desde el sur de Córdoba, Río Cuarto, así como también vendedores de
Corrientes, Entre Ríos. La distancia la verdad es que lo digital lo acortó muchísimo, y eso le
da fluidez”.

¿Cómo quedaron los precios? Firmes. Los resultados del remate fueron los siguientes:

Categoría                            Promedio
Terneros – 160kg                      $386,48
Terneras – 150kg                      $334,52
Terneros/as – 150k                   $362,12
Novillitos – 260 k                      $367,00
Vaquillonas                               $48.224,80
Vaquillonas s/servicio            $240.000,00
Vacas usadas preñadas          $110.000,10
Terneros Holando 160 k        $265,00
Novillitos Holando 260 k     $253,19

Por su parte, Marcelo Gorgerino adelantó que el objetivo de acá en adelante es realizar los
remates online el tercer martes de cada mes, haciéndolos cada vez más ágiles y prácticos.

Finalmente, Claudio Macedo resaltó la importancia del trabajo en equipo que se lleva
adelante desde Remates La Porteña, lo que permitió concretar esta gran subasta. Porque
los negocios ganaderos no tienen límite.