Con el Teatrillo a pleno, disertó Mario Lange en Brinkmann

¡Compartir es demostrar interés!

En la noche del lunes, unas 150 personas se dieron cita en el Teatrillo Municipal para escuchar al reconocido artista y muralista Mario Lange quién contó su historia de vida y respondió un sinnúmero de preguntas del público.

Vale destacar que la muestra de pinturas seguirá disponible para todas aquellas personas que deseen verlas y/o comprarlas hasta el día jueves 12 de mayo de 17:00 a 22:00 horas.

Durante las jornadas del martes, miércoles y jueves Lange se encontrará en Brinkmann pintando murales de 10:00 a 17:00 horas en la Ciclovía Sur. La actividad será abierta a todo público.

Está previsto que el artista regrese a la ciudad en el mes de agosto del corriente año para llevar a cabo una actividad similar, en este caso en la Ciclovía Norte.

 

Una infancia difícil

Lange tiene 53 años, pero arrastra una historia de superación, dedicación y solidaridad. Hijo de un padre alcohólico y una madre sorda, nació en un pequeño pueblo de Entre Ríos. Con su madre construyeron una pequeña casa de adobe a cuatro kilómetros del río Paraná, y en el patio su progenitora tenía una huerta. «No tenías luz, ni agua, ni electricidad y todos los días iba y venía corriendo al río para pescar algo para comer», recordó.

Cuando tenía 12 años, el padre decidió que se trasladarían a San Luis. La provincia puntana – a fines de la década del 80- estaba en pleno auge por los beneficios de una Promoción Industrial concedida por el menemismo. «Con mi mamá y mis hermanos vinimos en el camión de mudanza porque no teníamos plata para los pasajes», agregó.

«Nunca falté a la escuela rural donde me la pasaba dibujando y haciendo artesanías. Y cuando llegué a San Luis mis compañeros vieron que corría un poco más rápido que el resto, porque iba y venía todos los días corriendo al río a pescar, entonces me llevaron a un estadio y el fin de semana corrí mi primera carrera. Al poco tiempo fui campeón argentino y durante cinco años integré la Selección Argentina de Atletismo. Ahí tenía la licencia deportiva y empecé a faltar a clases porque tenía que viajar, porque anduve por todos lados y conocí mucha gente», detalló con cierta nostalgia. «Incluso vine a competir a Santa Rosa varias veces y tengo amigos de General Pico y Santa Rosa», destacó.

El deporte y la pintura

«Crecí en una situación socio cultural muy complicada y en la vida me fue muy bien. Hice deporte de alto rendimiento y eso me ayudó mucho en la disciplina para el arte», destacó.
En San Luis, su padre fue peón de albañil. Y él siguió los pasos.

«Empecé a dedicarme a la construcción y esto me llevó al tema del diseño. A los 30 años comencé a diseñar casas de manera totalmente autodidacta, porque no tuve la posibilidad de estudiar. Y a los 44 años empecé a pensar en el arte como una forma de expresarme con mis primeras obras. A los 45 años hice mi primera muestra y a los 46 cerré la empresa constructora y me dediqué a la pintura. Hoy tengo obras en más de 50 países y en 1.180 ciudades argentinas hay murales. En Eduardo Castex pintamos el mural 1.322», relató sintetizadamente su trayectoria.

Galerías de arte

Lange tiene un atelier en Estancia Grande, un pueblo de pocos habitantes a 38 kilómetros de San Luis. Y actualmente está radicado en Villa Carlos Paz, donde tiene otra galería de arte a media cuadra de la peatonal, tras firmar un contrato con una importante empresa que le compró un centenar de obras.

Entre 2016 y 2017, intervino con su arte en 320 escuelas de San Luis, con la participación de más de 45 mil niños. Sus obras recorren el mundo, y asegura que tiene trabajos diseminados en más de 57 países.