Julián Domínguez: Las retenciones no se van a tocar

¡Compartir es demostrar interés!

Julián Domínguez tenía prevista para este viernes una agenda cargada de presentaciones y de recorridas en Córdoba, que lo iba a traer bien temprano para la provincia. Sin embargo, antes de viajar tuvo que hablar con el Presidente y salir a aclarar los dichos del propio Alberto Fernández, quien en declaraciones radiales había dejado entrever la posibilidad de subir las retenciones, como mecanismo para desacoplar los precios internos de los alimentos.“Las retenciones no se van a tocar”, reiteró varias veces Domínguez en diálogo con La Voz, durante la visitaba que realizó al frigorífico Bustos y Beltrán, en Juárez Celman.

–¿Cómo hay que interpretar entonces las palabras del Presidente?

–Antes de venir para Córdoba a la presentación del plan ganadero GanAR charlé con el Presidente y la posición es la misma. Desde el primer día, el Presidente tiene una gran preocupación que es que los argentinos puedan acceder al consumo de alimentos; la tuvo desde el primer día. Eso lo desvela y busca todos los caminos posibles, pero las retenciones no se van a aumentar hasta 2023 y no hay proyecto que el Ejecutivo tenga previsto enviar al Congreso de la Nación. Lo vuelvo a repetir. Hay una enorme preocupación del Presidente por el acceso de los argentinos a los alimentos y por el aumento de los precios, pero las retenciones no se van a tocar ni tampoco hay ningún proyecto para hacerlo.

–¿Por qué siempre ronda esa posibilidad?

–El escenario de discusión es de un mundo al que le está pasando las consecuencias de la guerra donde se pronostican hambrunas y donde el principal negocio de la humanidad son los países productores de alimentos; hoy da más previsibilidad a los inversores tener proteínas para vender al mundo que especular en el sistema financiero. Esto coloca al sistema productivo argentino en una extraordinaria oportunidad y en particular a Córdoba con todas sus capacidades productivas. Es un momento que hay que aprovechar para producir más

–¿Usted considera que en el Gobierno están todos de acuerdo con no subir las retenciones?

–Argentina exportó en trigo todo lo que produjo este año y ya parte de lo del año que viene. Es una discusión que deviene en abstracto, porque ya no habría más para cobrar. Ya se ha vendido a término 10 millones de toneladas de la nueva cosecha, lo importante es que el productor tenga tranquilidad, previsibilidad y siembre. El trigo está teniendo precios que nunca nos imaginamos; en diciembre con la tendencia alcista creíamos que había llegado a un techo, pero la actualidad nos abre un nuevo escenario y la tendencia es que se van a mantener.

–¿Los precios internos están desacoplados?

–Se tomaron medidas para que no faltaran trigo y maíz en la Argentina. Por un lado se fijó un volumen de equilibrio que significa que lo que se necesita para consumo interno queda en el país y se exporta el resto. Para poder tomar esa decisión de garantizar el abastecimiento interno se tomó la determinación de que se pueda vender lo que hay para comercializar. Tratamos de facilitar que el productor pueda calzar sus precios a término y que fluya con el mercado. El trigo necesitaba una señal y se abrieron 10 millones de toneladas de trigo.

–¿En el Gobierno lo entienden como usted lo explica?

–El Gobierno para el sector soy yo, que soy el ministro de Agricultura.

–¿Pero a la hora de tomar decisiones…?

–El que toma las decisiones en el sector y el que da el mensaje del Presidente para el sector soy yo. Pera eso soy el ministro. No hablo en nombre mío, sino en la decisión de Alberto Fernández.

–¿Considerará también que el tipo de manifestaciones del Presidente generan ruido en el sector, de cara a una nueva siembra de trigo?

–El productor de trigo ya tiene las cartas echadas. Primero porque tenemos reserva hídrica a nivel país superior a la campaña anterior. Segundo, ya están vendidas 10 millones de toneladas de la próxima cosecha y tercero aportamos una oportunidad histórica desde Argentina como es el trigo tolerante a la sequía, lo que le garantiza al productor un 20% más de productividad en zonas con estrés hídrico. Tenemos un escenario en el cual solo tenemos que patear la pelota para el lado correcto, de eso se trata esta apuesta. Los productores no son zonzos y saben cómo son las reglas del jugo. El maíz es la gran vedette del momento. Se perdieron entre seis y siete millones de toneladas, pero vamos a tener una muy buena siembra futura.

VISITA. Julián Domínguez estuvo en Córdoba presentando el plan ganadero GaNAR. (Prensa Ministerio de Agricultura de la Nación)
VISITA. Julián Domínguez estuvo en Córdoba presentando el plan ganadero GaNAR. (Prensa Ministerio de Agricultura de la Nación)

–Vino a Córdoba a presentar un plan ganadero, ¿qué tiene esta versión que no hayan tenido los anteriores, mucho de los cuales fracasaron, para que el productor decida adoptarlo?

–Déjeme tener una visión positiva de la ganadería argentina. Se ha corrido la frontera agrícola entre 13 y 15 millones de hectáreas y hemos mantenido el stock ganadero con una sequía en 2010 cuando se perdieron 10 millones de cabezas. Uno dice la mala política, pero también la sequía afectó a la producción y se recuperó. El ganadero argentino ha sido exitoso porque con 15 millones menos de hectáreas conservó el mismo stock ganadero.

–¿Qué hay que mejorar en la cadena de la carne?

–Lo que hay que cambiar en Argentina es el hábito de consumo. Al consumidor argentino le gusta el animal liviano, pero tenemos que ir a un aumento en el peso de faena, aumentar volumen y poder exportar más. El programa tiene objetivos generales que los construyeron las mismas provincias. La propuesta del plan son los lineamientos y objetivos que las propias provincias realizaron. El productor tiene la posibilidad de la asistencia técnica para mejorar sus números productivos y el financiamiento. Hay 100 mil millones de pesos puestos a disposición de toda la cadena ganadera que antes ningún plan tenía. Hoy se está aumentando el peso de faena u se está recuperando el stock ganadero. De los 400 frigoríficos tenemos la mitad inscriptos para el troceo (a partir de noviembre la media res se comercializará en trozos de 32 kilos) y a fin de año tendremos a todos, los municipales, provinciales, los de tránsito federal y los exportadores, con este tema resuelto. Hoy el productor está invirtiendo en ganadería, lo vemos. Hay 6.700 inscriptos ya en todo el país y el plan recién no se terminó de presentar en todas las provincias. Falta toda su implementación. Hay condiciones externas muy buenas, que antes no teníamos. Tenemos un escenario que tracciona y convoca a hacer las cosas bien.

–¿A qué modelo se apunta?

–Queremos modelos de desarrollo con trazabilidad, diferenciación de la producción, que generen empleos e incorpore tecnología. Queremos que los frigoríficos comiencen a trabajar con los ganaderos y empiecen a fidelizarlos. Hay 400 frigoríficos y 250 mil productores. Lo que necesitamos es que aquellos frigoríficos que necesitan volumen de carne se comprometan a trabajar con los productores.

–¿El volumen de exportación de carne será este año similar al de 2021?

–Aproximadamente y el año que viene va a ser un año de mayor capacidad exportadora.