Bajan los casos en Córdoba pero se mantiene el barbijo en las escuelas

¡Compartir es demostrar interés!

La semana pasada Córdoba reportó un 7% menos de casos de Covid-19 que la anterior. El descenso indicaría que ya habría pasado esta “cuarta ola” de la pandemia.

Sin embargo, desde el Ministerio de Salud de Córdoba todavía prefieren no hablar de un descenso del riesgo.

“Más allá de lo que se notifica, hay que recordar que cambiaron las estrategias de notificación y de testeo. Seguimos con un riesgo alto de contagio, en especial, por la época del año en que estamos”, aseguró Gabriela Barbás, secretaria de Promoción y Prevención de la Salud.

Entre el 5 y 11 de junio se informaron 4.839 casos, frente a las 5.244 reportados entre el 29 de mayo y el 4 de junio. En la última semana de mayo (del 22 al 28) habían sido 4.416.

Los datos indican que el pico de esta cuarta ola en Córdoba ocurrió a inicio de este mes, una semana después de lo sucedido en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).

A nivel nacional, esta semana se reportó un 20% menos de casos que en la anterior. La baja es más pronunciada en Argentina que en Córdoba (7%) debido a lo evolución en el Amba.

BAJO IMPACTO EN EL SISTEMA DE SALUD

A pesar de que las autoridades cordobesas siguen alertas por el Covid-19, remarcan que su impacto en el sistema de salud es bajo, con baja mortalidad e internaciones gracias a la vacunación.

“La mayoría de las muertes por Covid-19 son mayores de 60 años que no tenían el esquema completo de vacunación”, indicó Laura López, jefa de Epidemiología de Córdoba.

La funcionaria destacó que hoy por hoy son los otros virus respiratorios los que están impactando más en la ocupación de camas pediátricas y de adultos. Entre ellos: el sincicial respiratorio, metaneumovirus, influenza y adenovirus.

El riesgo alto a pesar de la baja en los reportes se debe en que existe un subdiagnóstico de Covid-19, ya que cambiaron los criterios de hisopado y la gente no está tan predispuesta para testearse.

No obstante, esta cuarta ola ha resultado muy leve como se observa en el número de fallecidos: desde el 24 de abril hasta el sábado pasado solo se informaron 22 muertes por Covid-19 en Córdoba.

SIGUE EL BARBIJO EN CÓRDOBA

Frente a esta desescalada de casos y a la suavidad de este brote, algunos distritos comenzaron a relajar los pocos protocolos preventivos que seguían vigentes. Es el caso de Mendoza, donde dejó de exigirse el uso del barbijo en las escuelas.

Barbás confirmó que Córdoba seguirá exigiéndolo en las escuelas y el trabajo al menos hasta que pase el invierno. “Sin esta medida, hubiéramos tenido un aumento más marcado de virus respiratorios. Es un momento complicado como para eliminar el barbijo”, comentó.

En tanto, López agregó: “Nos falta caminar unas semanas más para determinar el impacto del coronavirus. Por el momento, el resto de los virus respiratorios generan más carga sanitaria que el Covid-19. No sabemos si lo que estamos registrando ahora será la circulación habitual que tendrá el coronavirus todos los años”.

¿UNA OLA POR CADA SUBVARIANTE DE ÓMICRON?

La tercera ola ocurrida a principios de año dejó miles de casos y cientos de fallecidos en Córdoba y el país. Fue causada por la subvariante BA.1 de Ómicron. Detrás de esta cuarta ola más leve está la subvariante BA.2.

Algunos expertos no descartan una quinta ola dentro de dos o tres meses, provocada por las subvariantes BA.4 y BA.5. Las razones: la baja cobertura de dosis de refuerzo y la pérdida de inmunidad natural en las personas que se infectaron con BA.1 a inicio de año.

Sobre esta posibilidad, López cree que aún no se puede realizar un pronóstico. “Ya no creo que tengamos que hablar de olas. Vamos a tener subas y bajas como ocurre con las otras enfermedades que se transmiten de persona a persona. Pero hasta ahora las nuevas subvariantes no están asociadas a una mayor mortalidad y severidad, por lo que es probable que no saturen el sistema”, detalló.

Sobre este punto, Fernán Quirós, ministro de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aseguró: “Vamos hacia una circulación natural del Covid-19″.

Y agregó: “Va a ser como si fuera una gripe, que van a aumentar en algún momento del año y bajar en otro. Todavía estamos en una transición de ese proceso, porque hacemos olas muy significativas. La transmisión de un virus respiratorio no tiene los valores que hace el Covid-19 en estas olas de picos”.

LA VOZ