Impacto en el agro: sólo dos departamentos de Córdoba escapan a la sequía

¡Compartir es demostrar interés!

La falta de lluvias que soporta la provincia de Córdoba se refleja de manera concreta en las condiciones que imperan para la producción agrícola.

Con el trigo y el garbanzo como principales cultivos en desarrollo, su protagonismo lejos está de ser el mejor, debido al déficit hídrico con el que arrancaron el ciclo y que vienen soportando.

La última estimación de siembra de trigo realizada por el Departamento de Información Agronómica de la Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA), muestra para la presente campaña una superficie de 888.500 hectáreas. Representa una caída del 28 % interanual en la superficie, la cual sería la más baja de los últimos 8 años. La disminución se explica, casi en su totalidad, por la falta de agua útil al momento de la siembra.

El garbanzo, otro cultivo que ingresó hace ya varios años en la rotación agrícola en el norte de la provincia, en especial en los departamentos Colón, Totoral y Río Primero, también siente la falta de agua. Para la campaña 2022/23 tendrá la menor superficie ocupada de los últimos 11 años: serían casi 12 mil hectáreas, lo que implicaría una caída del 21 % interanual y del 69 % con respecto al promedio histórico 2011/2021.

Además de la agricultura, la falta del recurso afecta a la producción ganadera (producción de carne y de leche) debido a lo estratégico que resultan para estas actividades los recursos forrajeros.

Además abre interrogantes para la siembra de soja y de maíz, que el mes próximo arrancará en la provincia.

NO ALCANZA

Bajo un contexto de La Niña, y según la información relevada por la BCCBA, los milímetros acumulados durante abril, mayo y junio en la provincia fueron menores al promedio histórico (2007-2021) en toda la provincia. “De no revertirse esta condición, afectaría negativamente al desarrollo de los cultivos invernales, principalmente aquellos que se cultivan en secano y que no tienen influencia de napas”, advertía la entidad.

Durante julio continuó la falta de precipitaciones, registrándose –de acuerdo a los informes de la entidad bursátil– un solo evento, el día 25, con acumulados superiores a los 5 milímetros, dándose de forma localizada en espacio y tiempo. “Las localidades más beneficiadas fueron la de Villa del Rosario, con 79 milímetros, Ballesteros, 36 milímetros, y Arroyo Algodón, con 25 milímetros”, puntualiza la Bolsa.

En lo que va de agosto, la red de estaciones meteorológicas de la BCCBA muestra que hasta el viernes 12, los mayores registros mensuales se daban en los departamentos General San Martín, Unión y Marcos Juárez, con aportes de hasta 31 milímetros, como por ejemplo en Etruria.

LLUViAS. Registros en la provincia en agosto (BCCBA)
LLUViAS. Registros en la provincia en agosto (BCCBA)

Mientras tanto, los modelos meteorológicos prevén que La Niña estará presente hasta entrada la primavera, para luego dar paso a un escenario “neutro”: no sería La Niña, pero tampoco El Niño, como para prever lluvias por encima de lo normal.

En el primer semestre del año, sólo dos departamentos de la provincia –ubicados ambos en el sur– recibieron lluvias igual o por encima del promedio histórico.

En Presidente Roque Sáenz Peña, las precipitaciones en 2022 llegan a 466 milímetros, magnitud que coincide con el indicador histórico, mientras que General Roca el acumulado anual era superior al promedio, que es de 415 milímetros para los primeros seis meses del año.

AGRO VOZ – LA VOZ