🔊 Día de lucha contra la bulimia y anorexia: «la familia cumple un rol fundamental en el acompañamiento de los pacientes»

¡Compartir es demostrar interés!

Cada 30 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), que se identifica bajo el símbolo de un lazo azul.

En diálogo con LA RADIO 102.9 FM la psicóloga Lic. Emilse Peñaloza miembro de la Fundación Centro, contó que han aumentado los casos de bulimia y anorexia en los últimos años y Argentina se posiciona como uno de los países con el índice más alto de casos de Latinoamérica.

«Nos encontramos en una etapa donde nos estamos reencontrando en identidad, aceptando los cambios del cuerpo y de repente es difícil controlar los medios sociales, digitales. Por eso es tan importante el trabajo de la prevención», manifestó la psicóloga.

Por otro lado, la licenciada comentó que la pandemia y cuarentena impactó en la cantidad de casos de estas enfermedades ya que muchos se vieron expuestos y no han podido controlar estos trastornos alimenticios.

«El rol de la familia es importantísimo porque el paciente tiene que estar acompañado. El tiempo del tratamiento va a depender de cada paciente, hay crónicos otros con menos tiempo, la conciencia de la enfermedad es muy importante», añadió.

FUNDACION CENTRO, una organización sin fines de lucro que desde 1999 trabaja en silencio y sin ayuda.
Con pocos recursos, todos provenientes de las familias que la integran, realiza labores asistenciales en el campo de la Anorexia nerviosa y bulimia, tareas de prevención y detección temprana, capacitación y docencia.

Argentina, en el segundo puesto a nivel mundial

Argentina es el segundo país a nivel mundial con más casos de anorexia según un informe de Fundación La Casita. La lucha contra el sufrimiento de quienes los padecen pone de relieve la importancia de pedir ayuda como el primer paso para superar el problema.

Un relevamiento realizado en 20 países de Europa, Asia, América Latina y África por el psiquiatra Mervat Nasser, del King’s College de Londres en 2000, ubicaba a Argentina entre los que contaban con mayor prevalencia de este tipo de trastornos, detrás de Japón. En la Argentina, entre el 12% y el 15% de los adolescentes padecen de anorexia o bulimia nerviosa, siendo el 90% de los afectados mujeres y el 10% varones.

“Los trastornos suelen aparecer en la adolescencia porque es la edad clave donde una persona está desarrollando su personalidad y donde el cuerpo empieza a cambiar”, explicó la nutricionista consultada por La Voz. Sobre el segundo puesto en el que se ubica nuestro país en cantidad de personas con TCA, Murcho agregó: “no es de extrañarse, porque siempre se habla de dietas y de tener cuerpo perfecto. La evaluación siempre está en si estás más gordo o más flaco”.

Los primeros síntomas

Según explicó la psicóloga Mara Fernández, hay que tener en cuenta que una misma persona puede tener síntomas o conductas de varios trastornos y también que es posible pasar de una situación a la otra (de una bulimia a una anorexia o al contrario, por ejemplo). Por otra parte, resulta difícil que todos estos signos se den al mismo tiempo, es mucho más común que existan sólo algunos, a no ser que el trastorno esté muy establecido.

Entre los síntomas podemos encontrar:

  • Pérdida de peso.
  • Quejas acerca de molestias relacionadas con la digestión (dolor, pesadez, gases…)
  • Reducción de la ingesta alimentaria.
  • Actividades que denotan interés en áreas relacionadas con la comida, como comentarios sobre recetas, elección de programas de cocina en TV, búsquedas sobre nutrición, imagen corporal o adelgazamiento en la web.
  • Cambios en los hábitos de permanencia en el cuarto de aseo (más tiempo o de forma repetitiva, en horarios concretos o después de las comidas).
  • Rechazo a determinados alimentos y preferencia acentuada por otros.
  • Quejas de nerviosismo o de dificultad para concentrarse.
  • Evitación de relaciones sociales, con elección de comportamientos que implican rendimiento (estudiar, ordenar, tareas domésticas).
  • Deseo manifiesto de comer en soledad.
  • Aumento de la motivación para realizar cualquier tipo de trabajo o ejercicio físico.
  • Intentos de hacer dieta y cambios frecuentes en el tipo de dieta.
  • Saltarse comidas para intentar paliar los excesos, así como episodios de ayuno.

FUENTE: LA VOZ

Escribinos
Dejanos Tu Mensaje
La Radio 102.9
Hola!!
Dejanos tu Mensaje