El Congreso de Alimentos en números y contenidos

¡Compartir es demostrar interés!

En el VII Congreso Internacional de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, se debatieron y compartieron los temas de vanguardia en cuestión de alimentos, con una altísima calidad en las exposiciones científicas y una comprometida participación del sector socio-productivo. Empresarios e investigadores mantuvieron encuentros para intercambiar experiencias, conocimientos y posibles acciones conjuntas. Dos talleres lograron construir colectivamente recomendaciones científico-tecnológicas para el sector de la industria alimenticia.

Este Congreso, que contó con la presencia del gobernador Juan Schiaretti, se estructuró en tres grandes actividades: una orientada al sector académico, otra destinada a la vinculación entre empresarios e investigadores, y dos talleres con participación de los sectores científico, empresarial y gubernamental sobre posibles líneas de trabajo. Además, se desarrolló la muestra ITALTECH, un espacio de altísima calidad en tecnología para la alimentación.

El espacio académico, de vanguardia

Con un total de 35 conferencistas nacionales e internacionales, más de 700 ponencias de carácter científico tecnológicas, el VII Congreso de Ciencia y Tecnología de los Alimentos contó con más de 750 asistentes y unas 150 empresas.

Divididas en siete grandes áreas temáticas, se realizaron múltiples conferencias plenarias, exposiciones individuales y presentación de pósters.

La integridad de los alimentos, riesgos en la salud causados por la incorporación de elementos nuevos a los productos que consumimos, como también, nuevos métodos y tecnologías para aprovechar los subproductos de la industria alimentaria, fueron los principales ejes temáticos.

Por otro lado, los ponentes priorizaron visibilizar el aumento de la mortalidad y prevalencia -es decir, la existencia de nuevos casos-  de enfermedades crónicas debido a los productos ultra procesados y, por ende, los alimentos fraudulentos.

De esta manera, mostraron innovadores estudios y tecnologías para poder detectar la concentración de compuestos que poseen estos productos, recursos ya disponibles para las empresas e industrias alimentarias y en un futuro cercano, para la población en general.

Encuentros de vinculación entre investigadores y empresas

Si bien en otros congresos ya se realizaron encuentros espontáneos entre investigadores y empresas del sector alimentario, en esta edición, por primera vez, las reuniones se acordaron previamente en un formato innovador, con temáticas y agendas predefinidas. Se logró la concreción de más de 150 reuniones entre científicos y emprendedores/empresarios, quienes intercambiaron sobre la actualidad nacional y mundial respecto a los alimentos, apuntando a posibles soluciones, desarrollos o acciones que podrían abordarse conjuntamente.

Talleres para discutir posibles líneas de trabajo

Se realizaron talleres, con la participación de todos los sectores, para promover y generar una mayor vinculación y transferencia de conocimientos entre los ámbitos científico, técnico, académico y empresarial. Los talleres trabajaron en torno a dos temáticas centrales: compuestos bioactivos de fuentes no tradicionales y el consumo de azúcares y grasas.

A partir de este espacio, se realizaron recomendaciones para la industria alimentaria. 

En el éxito de las actividades se evidenció el compromiso de la comunidad científico–tecnológica, el sector socio-productivo y el Estado.