En Còrdoba, los comercios insisten en que el lunes abren si o si

¡Compartir es demostrar interés!

 La asfixia económica derivada de la cuarentena sigue sumando tensión en el comercio minorista. Allí, el reclamo más duro es impulsado por un grupo creciente de autoconvocados que gana participantes vía Facebook y WhatsApp: la llamada Red de Comerciantes Unidos. La agrupación reúne, según sus integrantes, más de tres mil adherentes en la ciudad de Córdoba y en varias ciudades del interior, como Villa María, aunque su origen y mayor potencia están en el Centro de la Capital.

Allí, se multiplicaron ayer en vidrieras los carteles que adhieren a la consigna colectiva: abrir los negocios al público el 11 de mayo, día posterior al fin, hasta ahora, de la cuarentena obligatoria.

En síntesis, los comerciantes aclaran que no pretenden poner en riesgo la salud ni minimizan la pandemia, pero no pueden sobrevivir más sin abrir. Remarcan que las ayudas oficiales no llegan o son mínimas ante el quebranto que atraviesan; y marcan fenómenos como la desigualdad que se da entre el Centro y muchos barrios, donde un número creciente de comercios ya abre sus puertas de hecho. A la vez, señalan que hay zonas del país y del mundo donde el comercio comienza a funcionar respetando protocolos.

“Ante la asfixiante situación que nos impide hacer frente no sólo a nuestras obligaciones comerciales y patronales, sino también a la posibilidad de obtener el sustento necesario para mantener a nuestras propias familias, hemos considerado la necesidad imperiosa de abrir las puertas de nuestros negocios y pymes el lunes 11, en nuestro horario habitual de trabajo, amparados en el artículo 14 y 14 bis, concordantes y correlativos de la Constitución de la Nación Argentina”, anticipa la red, a través de una nota que será presentada a las autoridades. Asegura, además, que los comercios se comprometen a respetar todas las medidas de higiene, de bioseguridad y de distanciamiento social necesarias para evitar la propagación del Covid-19. En el texto califican de “inconstitucional” el decreto de cuarentena y piden audiencia con el gobernador Schiaretti.

“Tenemos que abrir las puertas porque nos fundimos, no damos más”, señaló Tamara Steimberg, propietaria de El Emporio y una de las referentes de la red. “A los créditos al 24 por ciento accedieron muy pocos comercios. El pago de parte de los salarios desde el programa de ATP también es acotado: más del 52 por ciento de estos tres mil comercios son familiares y no tienen empleados; a ellos por ejemplo no les toca. Los créditos a autónomos y a monotributistas son insuficientes y recién comenzaron a activarse”, dijo al calificar de mínima la ayuda oficial.

Adelantó que el grupo armó un protocolo con medidas como abrir en horario reducido, respetar la distancia social y otros cuidados. Ese documento sería presentado hoy al Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

La Voz