Caso Vietti Colomé: más testimonios confirmaron la hipótesis de un complejo plan de homicidio por encargo

Los testimonios del abogado Lucio Miguel Vietti Colomé, hermano del imputado, el de una adolescente de 17 años, el del médico forense Mariano Pispieiro y el de un instructor de taekwondo de nuestra ciudad, parecieran haber sellado la suerte de Hernán Vietti Colomé (43), juzgado como supuesto autor del delito de “homicidio simple” en la persona de Jorge “El Turco” Jaider (57).

Mañana jueves a partir de las 9 comenzarán los alegatos y luego de deliberar, el tribunal dará a conocer el fallo.

Los datos sobresalientes de la segunda jornada del juicio fueron el careo realizado entre los dos hermanos, las explicaciones que dio el médico Pispieiro acerca de las causas del deceso de Jaider, y los testimonios del instructor de taekwondo Luis Pablo Cano -quien señaló que “las artes marciales no son para golpear y mucho menos lastimar a una persona”- y de la sobrina de Omar “Funyito” Funes. Todos, complicaron la situación del veterinario.

Por el lado del instructor de artes marciales, explicó que Vietti Colomé iba a practicar taekwondo. Cano dijo que a quienes practican esta disciplina se les enseña como neutralizar un ataque sin necesidad de golpear ni muchos menos herir a la persona.

En tanto que Lucio Vietti Colomé, hermano del imputado, aceptó un careo, ya que insistió en que Hernán fue a su estudio jurídico el 2 de junio de 2017, lo cual fue negado por el acusado. Lucio confirmó que las diferencias entre ambos era la herencia que habían dejado los padres -los Vietti Colomé son tres hermanos: Guillermo que reside en Italia, Lucio en Santa Fe y Hernán.

El careo no arrojó mayores resultados ya que ambos se mantuvieron en sus dichos.

La sobrina de Omar Funes dijo que era común ver a su tío en el patio de su casa, en la ciudad de Frontera, junto al “Turco” Jaider, porque ambos eran amigos. La adolescente explicó que en una oportunidad lo vio a su tío -Funes-, a Jaider y a Vietti Colomé en la vivienda. Por último, la menor confirmó la reunión a bordo de la camioneta de Roberto Ferrero entre Funes, Jaider y Vietti Colomé.

A su turno, el médico forense Pispieiro indicó que las causales del deceso de Jorge Jaider fueron dos: traumatismo craneoencefálico y asfixia mecánica. En relación a los golpes, el forense dijo que a la víctima la golpearon reiteradas veces contra el suelo, lo cual le provocó las múltiples fracturas que presentaba.

En total fueron ocho los testigos que prestaron su testimonio y al finalizar la audiencia el presidente del tribunal, Claudio Requena, tras repasar los nombres de cada uno de los testigos que faltaban, consultó si las partes se conformaban con la incorporación por su lectura de los 13 testimonios, lo cual fue aceptado y de este modo se acordó que hoy a partir de las 9 se escucharán los alegatos y tal vez, en horas del mediodía, se conozca la resolución del tribunal.

Por el protocolo del Covid, Vietti Colomé sigue la audiencia desde la cárcel de San Francisco.

Los testimonios

Luis Pablo Cano, instructor de artes marciales, dijo que en el año 2006 lo conoció a Vietti Colomé, quien venía recomendado desde una academia de la ciudad santafesina de Esperanza. El testigo dijo que el veterinario era un integrante más del gimnasio, afecto al taekwondo. “Él iba a practicar para no perder el estado, uno de los principios es el control. Vietti Colomé era disciplinado en cuanto a las prácticas”, señaló.

El instructor agregó que a quienes practican esta disciplina se le entregan herramientas para poder dominar una situación sin necesidad de golpear a la persona. “Él fue unas pocas veces en dos o tres meses, pero siempre venía a practicar”. Cano, quien además es vigilador privado en un local nocturno de la ciudad, ejemplificó: “A mí me han atacado en la calle y nunca tuve necesidad de golpear a nadie para reducirlo y neutralizar el peligro, precisamente eso es lo que se enseña, en caso de situaciones adversas, saber cómo zanjar el peligro sin golpear y/o lastimar”.

“Pedí protección al fiscal porque tengo miedo”

Lucio Vietti Colomé dijo en su testimonio sentir temor todavía por la situación vivida con su hermano. “No creo que él haya actuado solo, por eso en su momento le pedí protección al fiscal Bernardo Alberione, porque tengo miedo”.

El letrado dijo conocer lo ocurrido a través de los medios de prensa. “El 2 de junio de 2017 lo paso a buscar a mi socio y amigo, y cuando llegamos al estudio lo veo a Hernán con sus dos hijos. Ahí decidí no entrar al estudio, nos fuimos con mi socio y volvimos como a las dos horas cuando él ya no estaba”. Éstos dichos motivaron el careo entre ambos. 

El abogado hizo mención al llamado que recibió el 1 de junio de 2017, por medio del cual le pedían que se escondiera porque habían ordenado su muerte. “Mi socio alcanzó a grabar parte de la conversación, quien me habló me dijo que la orden de ‘limpiarme’ (matarlo) venía de alguien que me tenía mucha bronca, mi socio me sugirió radicar la denuncia y cuando le conté a Guillermo que está en Italia, me dijo’ ese es Hernán'”, y tras esta aseveración decidió radiar la denuncia en el Centro Territorial de Denuncias de la ciudad de Santa Fe.

El testigo también se refirió a la detención de su hermano por parte de la policía de Santa Fe. “Dio tres versiones diferentes, a mí me dijo que las armas las tenía porque solía ir al campo de los padres de Emilia, en donde le gustaba cazar. A mi prima le dio una versión diferente y a Guillermo otra versión. A mí me dijo además que había venido a visitar una novia que tenía aquí en Santa Fe, a él lo detienen porque paró el auto en un estacionamiento ubicado a unos 50 metros de mi casa”.

El testigo dijo que a raíz de las súplicas de su prima y su socio decidió hablar con el fiscal De Pedro que tenía la causa. “La defensa estuvo a cargo de uno de los defensores oficiales, él recuperó la libertad enseguida”.

Lucio Vietti Colomé reconoció que la relación entre él y Hernán siempre fue mala, eso venía de la adolescencia y era la madre de ambos la que solía poner equilibrio entre los hermanos.

En relación a la disputa de la herencia, Lucio dijo que Hernán, por el hecho de tener dos hijos, pretendía una parte mayor de la herencia en desmedro de sus hermanos, los dos solteros y sin hijos. “El juicio sucesorio ya terminó, y a Hernán le tocó la casaquinta de Santo Tomé y un terreno, a mí, la casa en donde resido y a mi hermano Guillermo otra casa y un terreno. Además, hay un dinero depositado en plazo fijo a nombre del juez interviniente, que deberá ser dividido en partes iguales”.

Lucio confirmó que la última vez que lo vio a Hernán fue en la última audiencia por el juicio sucesorio. “Recuerdo que cambió cinco abogados, renunciaba uno y contrataba otro”, aseguró.

Otra de las cuestiones que mostró a las claras la mala relación existente entre los hermanos, fue cuando el testigo recordó una discusión en la casa paterna, antes de que falleciera su padre, cuando Hernán lo tomó del cuello con violencia. Lucio dijo que a raíz de esta situación bajó 40 kilos y que aún está mal psicológicamente. “No es agradable saber que un hermano quiere matar a otro, tuve y tengo temor, todo esto es muy difícil para mí”, dijo el abogado y reiteró el pedido de protección.

El tribunal. Los vocales de la Cámara del Cromen Guillermo Rabino, Claudio Requena y Alejandro Acuña.

Lombardo: “De chicos nunca se llevaron bien”

En su testimonio, Juan Manuel Lombardo, el socio y amigo de Lucio Vietti Colomé, no hizo más que ratificar todo lo expuesto anteriormente por su socio. Con lágrimas en los ojos, recordó el momento en que sucedió la llamada, aquel 1 de junio de 2017, en la que le pedían a Lucio que se escondiera. “Me siento mal porque más allá de ser socio somos amigos de toda la vida, no entiendo lo que está pasando, de chicos nunca se llevaron bien, pero llegar a esto es terrible”, dijo el testigo, que aseguró que lo vio a Hernán en dos ocasiones, “en el velorio de su madre y luego en el de su padre”.

Por último, Lombardo reiteró que el temor del hermano de Hernán se ha mantenido en el tiempo.

Hermana de Funes ratificó encuentro

Marcela Sandra Cabral, en su breve exposición no hizo más que ratificar los dichos de su hermano en cuanto al encuentro entre Vietti Colomé, Jaider y su hermano, “Funyito” Funes. “Era un hombre grande de tamaño que venía en un auto lujoso de color oscuro para hablar con mi hermano, en una ocasión los vi a los tres en el patio”, dijo la mujer y agregó que además lo vio a Roberto Ferrero cuando lo fue a buscar a su hermano.

Sobrina de Funes complicó al veterinario

Una adolescente de 17 años, sobrina de “Funyito” Funes, con sus dichos no hizo más que complicar aún más la situación de Vietti Colomé, al contar que en una ocasión vio al acusado junto a su tío y Jorge Jaider. “El Turco iba siempre porque era amigo de mi tío, este hombre, el veterinario, lo fue a buscar varias veces, lo sé porque siempre cuando lo buscaban debía preguntar ‘quién era la persona que quería hablar con él'”. La joven dijo que fue testigo de la discusión que originó a bordo de la camioneta de Roberto Ferrero, a quien también conocía, y que en ese momento estaban su tío, Jaider, Vietti Colomé y Ferrero. Recordemos que este último, en su testimonio, hizo referencia a esta discusión.

“Una persona muy buena, seria y solidaria”

Enrique Manuel Godoy, quien es magister en Ciencias Veterinarias e instructor de artes marciales y secretario de la Federación Argentina de Taekwondo, fue prácticamente el único testigo que habló a favor del profesional acusado.

Godoy dijo que Vietti Colomé era un excelente estudiante universitario, “lo tuve de alumno en la Facultad de Veterinaria en Esperanza y también como alumno en mi academia de artes marciales, una persona muy buena, seria y solidaria, recuerdo que el obtuvo el cinturón verde de taekwondo a partir de su participación en un torneo nacional, Hernán no es experto en artes marciales, solo conocía algo de defensa personal”.

Pispieiro: Jaider “fue golpeado con saña”

El médico forense Mariano Pispieiro, informó al tribunal que las causas del deceso de Jorge Jaider fueron dos, “un trauma craneoencefálico y asfixia mecánica, por eso es que solicitamos un informe a anatomía patológica para poder conocer fehacientemente cuál de las dos causas habían provocado el deceso de Jaider”.

El médico dijo que las lesiones que presentaba en la zona del cráneo habían sido provocadas al golpear la cabeza de la víctima en varias ocasiones contra el piso. “Tenía múltiples fracturas en la zona de la nariz y de los ojos, todas las lesiones fueron provocadas cuando la víctima se encontraba con vida”.

Sobre las marcas que había dejado la bufanda en el cuello de Jaider, reiteró que “cuando llegamos nosotros al cuerpo se lo había corrido un poco de lugar y a la bufanda la habían aflojado, creo que esto lo hicieron los integrantes del servicio de emergencias médicas que constataron la muerte”. En base a las fotografías existentes en el expediente, Pispieiro brindó un detallado informe de lo que encontró cuando llegó a la veterinaria, aquel 22 de septiembre de 2017.

Un dato que no pasó desapercibido para el forense fue el orden que había en un pasillo que conducía desde la entrada de la veterinaria hasta el ambiente interno en donde se encontró el cuerpo de Jaider. “Había un estante con medicamentos que se encontraba en perfecto orden, lo cual me llamó la atención”, graficó.

Pispieiro dijo que los golpes que presentaba Vietti Colomé en sus manos no eran producto de golpes de puño. “Las salpicaduras de sangre que se observan son producto de los golpes de la cabeza de Jaider contra el piso”. Para el médico hubo dos enfrentamientos, uno en el ingreso a la veterinaria y el otro en el interior. “Los golpes no se los produjo la víctima, eran múltiples las fracturas que presentaba Jaider y todas provocadas en vida, la víctima estaba en posición decúbito ventral cuando recibió los golpes, luego lo dieron vuelta y quedó en la posición en que se lo encontró, por eso es que solicitamos un informe a Anatomía Patológica para conocer cuál fue la verdadera causa del deceso”.

El profesional dijo finalmente que “todas las lesiones que presentaba el cuerpo fueron perimortem no posmortem, lo que indica que fue golpeado con saña”.

La ronda de testimonios se cerró con la participación por medio del sistema Zoom del perito de parte Hugo Fernández, quien presenció la reconstrucción del homicidio.

Giros en la causa

El crimen de la veterinaria de calle Iturraspe 1232 ocurrió el viernes 22 de septiembre de 2017.

En su declaración, Hernán Vietti Colomé, acusado de homicidio simple, insistió con que se defendió de un asalto y desmintió a testimonios clave: el de “Funyito” Funes, el supuesto sicario al que había contratado para matar a su hermano, y el de su exsocio y colega, Roberto Ferrero.

El veterinario dijo que Jaider había ingresado con fines de robo y eso llevó a que en un primer momento se creyera que fue un exceso de legítima defensa. No obstante, después hubo otra trama que involucra a un plan donde Vietti Colomé quería “deshacerse” de su hermano y para ello contrató al occiso.

Para el fiscal de Delitos Complejos, Bernardo Alberione, todo fue parte de un complejo plan de homicidio por encargo.

Mañana, la sentencia

Mañana a partir de las 9 se reanudará la audiencia. La fiscal de cámara Consuelo Aliaga Díaz alegará en primer término, luego será el turno del defensor Francisco Lavisse y posteriormente el presidente del tribunal le otorgará a Hernán Javier Vietti Colomé la última palabra y allí quedará clausurado el debate. El tribunal pasará a deliberar para posteriormente dar a conocer el fallo.

LA VOZ DE SAN JUSTO