Contratistas rurales admiten problemas para el traslado de la maquinaria

¡Compartir es demostrar interés!

sde la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas (Facma) alertaron sobre dos problemas puntuales que atraviesan los contratistas rurales y transportistas de maquinaria agrícola. Tiene que ver con el traslado de unidades por medios propios o sobre carretón, por lo que la entidad sostiene que de no ser resueltos a tiempo se generarán un grave perjuicio a la economía del país.

Según aseguran los contratistas, desde la digitalización del pedido y aprobación de los permisos de tránsito implementado, a través del sistema TAD-Trámites a Distancia, han surgido inconvenientes y complicaciones inexistentes hasta ese momento. Admiten que productores, contratistas y transportistas se encontraron con nuevos requisitos que no eran solicitados antes en su gestión presencial.

Digitalización

“Pese a ir adecuándose con esfuerzo a las nuevas condiciones, siguieron incorporándose más restricciones o exigencias que terminaron por hacer de la tramitación de permisos de tránsito un derecho vedado para algunos casos o con una carga burocrática casi imposible de completar satisfactoriamente en otros”, se quejaron desde Facma

En el caso de maquinaria agrícola, –afirma la entidad con sede en Casilda– la última imposición que terminó por problematizar el trámite es la obligación de adjuntar una nota en carácter de declaración jurada para aquellas máquinas y enganches que por ley no necesitan tener verificación técnica.

“En la misma, el peticionante debe afirmar que sus unidades se encuentran en óptimas condiciones para circular en ruta y detallar todas y cada una de las herramientas que quiere trasladar o podría hacerlo en el futuro, puntualizando en cada ítem el tipo, marca, modelo, año, dominio, aseguradora, póliza y fecha de vencimiento de esta última. Son datos que figuran en las pólizas de seguro que se adjuntan en la misma gestión”, recuerdan desde la federación nacional.

Trámite engorroso

La declaración, pese a que se carga a través de clave fiscal del solicitante, es necesario igualmente firmarla de puño y letra, para lo cual hay que imprimirla, escanearla y subirla con la restante documentación. “El gran problema de la forma en que esto fue implementado, es que la incorporación a la flota de cualquier enganche que quiera trasladarse deviene en la necesidad de realizar un nuevo permiso, sólo porque debe renovarse el detalle de la declaración jurada original”, observan los contratistas rurales.

Además, –sostienen– que los funcionarios de la Dirección Nacional de Vialidad que analizan la documentación se ven obligados a cotejar si lo que está en la nota coincide, punto por punto, con los seguros adjuntados, y esto lleva un tiempo operativo prácticamente inviable para cualquier tarea. “Provoca una tendencia a denegar directamente la solicitud por motivos mínimos o arbitrarios y sin uniformidad de criterios a los cuales atenerse”, critica la entidad.

Carretones

Para los acoplados carretones que transportan maquinaria agrícola también surgió un inconveniente que, a juicio de los contratistas rurales, puede tener peligrosas consecuencias. “Estas unidades están previstas en la normativa vigente y se han tramitado permisos para las mismas por años sin ningún tipo de problema, hasta que la puesta en marcha de los permisos digitales coincidió con la instrucción a las delegaciones de Vialidad Nacional de no aprobar más permisos para este tipo de transporte”.

Existen más de 800 acoplados carretones cuya fabricación fue aprobada oportunamente por el mismo estado a través del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) y que en estos momentos están quedando fuera de circulación por esta medida. Esto afecta a los transportistas que se quedan sin su fuente de trabajo y además golpea fuertemente la red que hace que los contratistas lleguen a los campos de todo el país para hacer posible la producción primaria argentina. 

Peligro para la actividad

Dadas estas implicancias, Facama solicitó días atrás la colaboración del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, con quien conjuntamente ha realizado la gestión ante la Dirección Nacional de Vialidad para que se tomen medidas urgentes en pos de allanar y simplificar la posibilidad de trasladar las unidades agrícolas por las rutas y caminos del país.

Al no haber recibido una respuesta aún y estando a las puertas de un nuevo ciclo de siembra y cosecha, desde la Federación insisten en la imperiosa necesidad de dar una solución rápida a esta situación que, de lo contrario, puede complicar el futuro de nuestra economía.

AGRO VOZ – LA VOZ