Megacausa Afip: fueron detenidos dos prófugos – Son 13 los detenidos

Esta mañana fueron detenidos los hermanos Rodolfo Luis y Mario Elías Tapiero, que permanecían prófugos en el marco de la megcausa realizada por las fiscalías federales de Córdoba y San Francisco, que intentan destapar una red que aparentemente generaba facturas truchas y que se inició a partir de una investigación ordenada por la Afip.

Hay más de 30 personas imputadas tras unos 90 allanamientos de Gendarmería en distintas provincias. En San Francisco se allanaron estudios contables y en Devoto, la cooperativa. 

De esta manera ahora son 13 los detenidos, 3 con prisión domiciliaria

En Devoto fueron detenidos Domingo Benso, gerente del Grupo Cooperativos Devoto (foto); Diego Manzotti y el matrimonio compuesto por Mauricio Pizzi, los heranos Tapiero y María Abtt. En San Francisco, los contadores Miguel Montali, Lucas Zopetto y Marlene Von During, esta última, esposa de un Tapiero. En Morteros, los contadores: Omar y Agustín Gianelli, padre e hijo, y Pablo Barbieri. Montali, Von During y Abtt cumplen arresto domiciliario, el resto, permanece alojado en la UCA de Córdoba Capital.

El último detenido fue Mariano Planells, quien el viernes se entregó ante la Justicia Federal de nuestra ciudad.

Asociación ilícita fiscal es la imputación. Todos fueron imputados como presuntos autores de este delito, que prevé una pena mínima de 3 años y 6 meses de prisión. En el caso de los líderes de una organización, ese piso se eleva a 5 años.

Planells fue imputado por el mismo delito pero sería investigado como “reclutador” de personas a las cuales se les generaba una clave fiscal que luego les era robada para crear empresas “fantasmas” y emitir facturas.

Cayeron los cabecillas

“En Córdoba y San Francisco esta banda creaba las empresas falsas y robaba las claves fiscales. A quienes consideramos como organizadores y jefes están todos detenidos”, dijo a LA VOZ DE SAN JUSTO y AM 1050 el titular de la Fiscalía Federal Nº 1 de Córdoba, Enrique Senestrari.

Serían 2.800 las facturas falsas a través de las cuales se habría emitido documentación adulterada en nuestra región por más de $2.800 millones. Y $430 millones sería la cifra por la que entre los años 2017 y 2020 se habrían evadido impuestos.

La maniobra

El mecanismo, según los investigadores, era robarle la clave fiscal a personas vulnerables, sin trabajo, que perdían el acceso a IFE o AUH, por ejemplo, o monotributistas que no podían facturar porque les habían cambiado la condición fiscal. “Los habían convertido en empresarios que emitían una cantidad impresionante de facturas”, indicó Senestrari.

 “Mediante el robo de claves generaban facturas, las vendían y se quedaban con parte de la plata que generaban los evasores. Éstos presentaban ante la Afip gastos que no habían existido y con eso bajaban el IVA. Esa era la ganancia de los empresarios”, explicó.

Fuente: La Voz de San Justo