En medio de las negociaciones por la carne vacuna, el Gobierno destacó el crecimiento del cerdo

¡Compartir es demostrar interés!

el marco de la Semana de la Carne de Cerdo, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación destacó en un comunicado el potencial productivo y exportador que muestra hoy este sector.

En medio además de las negociaciones para destrabar el cepo exportador a la carne vacuna, el subsecretario de Ganadería, José María Romero, resaltó que la producción porcina aumentó 135 por ciento en los últimos diez años y consideró que “su techo productivo es impensado”.

El funcionario enumeró a la disponibilidad de materia prima, al estatus sanitario único en el mundo, al clima, al agua, a las industrias asociadas y a los saberes de los productores, como los factores que inclinan la balanza a favor del cerdo argentino.

En ese sentido, para Romero “Argentina tiene el enorme desafío de crecer en la producción de carnes intensivas y el objetivo de crecimiento en producción de carne porcina es el de aumentar de dos a cuatro el volumen producido en los próximos cinco a 10 años”.

EN TODOS LOS FRENTES

Uno de los aspectos destacados de la cadena porcina es que ha logrado crecer tanto en el mercado interno como en la exportación.

La demanda local se duplicó desde 2010, al pasar de un promedio de ocho kilos por habitante por año, a 16 kilos en el promedio del año pasado.

Asimismo, las exportaciones alcanzaron el año pasado los 62,12 millones de dólares, lo que representa un aumento del 74 por ciento respecto al 2019. En cambio, las importaciones cayeron 30 por ciento, hasta 58,09 millones.

En volumen, el crecimiento de las ventas al exterior fue del 65 por ciento, al totalizar 34.704 toneladas; mientras que las compras foráneas se redujeron 36 por ciento, hasta 20.142 toneladas.

En concreto, el superávit comercial fue de 4,03 millones de dólares, luego de un déficit de 47,3 millones en 2019.

Para Romero, el sector porcino tiene todavía un enorme potencial para seguir creciendo. Como dato significativo, calculó que con el maíz que exporta la Argentina como grano sin procesar se podría cumplir la ración de toda la carne de cerdo que se comercializa en el mundo.

Del mismo modo, con la soja exportada, como grano o subproducto, se podría aportar la base proteica de la ración de los cerdos de toda la Unión Europea; es decir, el 25 por ciento de la carne de cerdo que se produce en el mundo.

AGRO VOZ – LA VOZ