Comer gracias a la escuela: más de la mitad de los alumnos estatales recibe Paicor

¡Compartir es demostrar interés!

Más de la mitad de los alumnos de las escuelas públicas recibe el Paicor. De los 570 mil estudiantes que asisten a los ciclos obligatorios -inicial, primario y secundario- 288 mil cuentan con la asistencia alimentaria del programa que lleva 37 años de manera ininterrumpida. Se trata de una nueva cifra récord.

En los últimos cinco años, la cantidad de beneficiarios creció un 35 por ciento. De a poco, los niños asistidos superaron el 50 por ciento de la matrícula escolar estatal. Los 15 meses de pandemia, sumado a la contracción económica, aceleraron su crecimiento como ocurrió con otros programas no monetarios del Gobierno de Córdoba.

Si se amplía la muestra y se toman los 838.937 estudiantes que conforman el sistema educativo general obligatorio en toda la provincia (incluyendo a los privados), el 34,4 por ciento de todos los niños, niñas y adolescentes cordobeses en edad escolar reciben asistencia alimentaria estatal.

En diciembre pasado, el Paicor terminó con 271.855 mil beneficiarios, según datos de la Secretaría General de la Gobernación. En lo que va del año ya sumó casi 17 mil alumnos más. De acuerdo con datos de la última entrega, se repartieron módulos alimentarios a 288.836 titulares a principios de junio.

Este fue el tercer bolsón durante 2021 y la Provincia orilla los tres millones desde que comenzó la pandemia. En 2020 el Paicor repartió 1.890.000 de módulos alimentarios en siete entregas. A razón de 270.000 por cada una. A esta cifra hay que agregarle la suma otorgada por los municipios que tienen descentralizada la gestión del programa y reciben fondos provinciales.

El año pasado por la pandemia, tras la suspensión de las clases, el Gobierno Provincial se vio obligado a modificar el sistema de comedores en las escuelas y reemplazarlo por la entrega de módulos.

En 2019 el Paicor cerró el ciclo lectivo con 257.294 niños con asistencia alimentaria. En un año y medio sumó más de 31 mil nuevos beneficiarios y creció un 12,2 por ciento: 5,6 por ciento en 2020 y 6,6 por ciento en los primeros seis meses de este año. Vale recordar que la inscripción al programa está abierta de manera permanente.

PRESUPUESTO

Para este año el Gobierno provincial estimó un presupuesto total del programa de 9.067 millones de pesos según se desprende del Portal de Transparencia. Se trata de una proyección 29 por ciento superior al gasto previsto para el año pasado y un 53 por ciento respecto del efectivamente ejecutado. Como referencia la inflación interanual en mayo último fue del 48,8 por ciento.

En 2021, de los 6.977 millones de pesos presupuestados para el Paicor, efectivamente se utilizaron 5.912. Es decir un 15, 3 por ciento menos que lo establecido.

El Gobierno tuvo que readaptar la compleja estructura de asistencia alimentaria por la suspensión de las clases presenciales. Explicó esta subejecución por el cambio que implica pasar del servicio de cocción y atención de los comedores al de la conformación de un módulo, que tiene un costo menor.

“No hizo falta tener ninguna negociación en particular con las empresas esta opción ya estaba prevista en el contrato y también las situaciones de emergencia para la entrega de módulos”, explicó el secretario General de la Gobernación, Julio Comello en la comisión de Derechos Humanos de la Legislatura días atrás.

En el segmento “racionamiento de cocidos”, que concentra el monto destinados a los estudiantes de las cuatro principales ciudades de la provincia -Córdoba Capital, Río Cuarto, Villa María y San Francisco- y el Gran Córdoba, la diferencia entre lo presupuestado y lo ejecutado fue del 25,8 por ciento. Se pasó de 3.393 millones de pesos estimados a 2.519 devengados.

Por otra parte, el monto destinado a los municipios que encargan del servicio de manera descentralizada -sistema federalizado- y también debieron pasar del sistema de módulos tuvo una ejecución casi perfecta: utilizaron el 99 por ciento de los fondos proyectados. Apenas una diferencia de 112.967 pesos.

ALIMENTACIÓN

Comello explicó en la Legislatura que hay dos modalidades de entrega de los módulos: uno cada 45 días, que se reparte en los grandes centros urbanos, y otra cada 30 mientras para el resto de los municipios.

Precisamente en estos cinco espacios urbanos se concentra el 46,8 por ciento de la asistencia alimentaria escolar. Este año las seis empresas que se encargan del Paicor repartieron 135 mil módulos alimentarios por entrega según confirmaron desde la delegación de Córdoba de Cámara Argentina de Concesionarios y Refrigerios (Cacyr).

El bolsón que dura 45 días incluye 34 productos: aceite de girasol por 900 centímetros cúbicos (1 unidad), aceite mezcla por 900 centímetros cúbicos (1), arroz blanco por un kilo (2), arvejas en lata por 340 gramos (4), atún por 170 gramos (2), azúcar por un kilo (2), fideo guisero por 500 gramos (3), cacao por 180 gramos (1), choclo por 380 gramos (1), fideo tallarín por 500 gramos (3), harina común por un kilo (1), polenta por 500 gramos (1), harina leudante por un kilo (1), trigo pelado por 500 gramos (1), leche en polvo entera por 800 gramos (1), queso rallado por 120 gramos (2), postre para un litro de leche (3), puré de tomates por 520 gramos (3).

Desde la Provincia señalan que esto se debe complementar con frescos que se pueden incorporar a través de otros programas sociales como la Tarjeta Social, el programa Más Leche u otros beneficios nacionales.

POLÍTICA PÚBLICA

En 2020 un relevamiento realizado por Fundeps con el apoyo de Unicef en todo el país advertía sobre las consecuencias del impacto nutricional que tendría el reemplazo de los comedores escolares por la entrega de módulos alimentarios producto de la pandemia.

Para César Murúa, magíster en políticas públicas y uno de los responsables de aquel estudio en estos 14 meses la situación alimentaria se agravó. “El Gobierno de Córdoba no ha hecho nada aún para revertir esta situación. Es cierto que en este contexto el regreso de los comedores tiene riesgo pero eso no implica que no se le incorporen al módulo alimentos frescos para los niños”, señala.

“En su momento advertimos que el peor escenario en 2021 era que volvieran las clases pero que no abrieran los comedores. Así pasó. Y eso tiene un grave impacto en la política pública porque se vuelve a cristalizar un modelo de emergencia de asistencia que estaba siendo erradicado: el bolsón”, apunta Murúa.

LA OTRA DEMANDA

La no presencialidad y el cierre de los comedores escolares también afectaron a las empresas que trabajan con el Paicor y a sus empleados.

“Lo que está ocurriendo al cambiar el tipo de contrato que tenemos. Ya no estamos prestando un servicio de comedores, sino más bien un contrato de suministro. Son totalmente diferentes los costos, porque no se requiere la misma cantidad de en la mano de obra”, dice Daniela Baldi, miembro de Cámara Argentina de Concesionarios y Refrigerios (Cacyr).

Señala por ejemplo que para atender 15 mil raciones se necesitan 200 personas entre camareros y cocineros, pero para hacer 15 mil módulos solamente se requieren 15 personas. “Es muy difícil reconvertir una empresa de servicio con tanto personal”, reconoce. Por su trabajo además señala que están acostumbrados a usar equipos de protección personal.

Por su parte el gremio que nuclea a las camareras del Paicor, Uthgra, se reunió la semana pasada con el legislador de Hacemos Por Córdoba, Oscar González. Allí le plantearon la necesidad de que los casi tres mil trabajadores vuelvan a sus actividades. Pidieron que se implementen las viandas calientes para reemplazar los módulos.

LA VOZ