Graciela Brarda en el Frente de Todos: “Es el peronismo que quiero, un peronismo militante”

¡Compartir es demostrar interés!

El Frente de Todos llevará en su lista de diputados, en el octavo lugar, a la sanfrancisqueña Graciela Brarda, dirigente peronista de larga trayectoria y referente no solo en la ciudad sino en el departamento San Justo, hasta hace un tiempo, del oficialismo provincial.

Brarda, quien fue concejal en San Francisco del Partido Justicialista cuando gobernaba la UCR y que jugó un papel importante en la elección de 2007 que termina ganando Martín Llaryora, explicó a El Periódico el porqué de su traspaso a las filas kirchneristas, sus expectativas por la elección que se viene. También la ex presidenta del Concejo Deliberante de nuestra ciudad y ex legisladora provincial, se refirió al rol de Andrés Romero, quien representa en la ciudad al Frente de Todos.

– ¿Cómo surge su llegada al Frente de Todos lo que termina en un lugar en la lista para las próximas elecciones legislativas?

Estaba trabajando con este espacio, con sus dirigentes a nivel Córdoba. Me gustaba la idea, participé de una reunión con el presidente Alberto Fernández y después de eso me terminó de convencer de que es el peronismo que quiero, que me gusta, y seguí trabajando con recorridas en el departamento San Justo y reuniones virtuales con dirigentes afines a esta idea. De todos modos, nunca esperé participar en una lista, no había de parte mía la intención de postularme, pero me hablaron y me pidieron que los acompañe. Como política que soy acepté la propuesta.

– Cuando dice “es el peronismo que quiero”: ¿qué diferencias encuentra con el justicialismo provincial donde usted participaba?

Encuentro diferencias en la militancia. Veo (en el Frente de Todos) un peronismo militante, fiel a sus principios. En el otro peronismo mi quiebre empezó en el momento que nos dieron los votos de (Mauricio) Macri para repartir en las elecciones pasadas con quienes eran nuestros candidatos a diputados. Ese fue mi límite, ahí empecé a cambiar, a reunirme con gente afín a mi pensamiento. Claro que pienso que son todos buenos dirigentes, no voy a criticar al espacio en el que estuve porque fueron muchos años de participación. Acá donde estoy hoy me siento cómoda.

– ¿Su llegada al Frente de Todos se debe a su acercamiento con Carlos Caserio, quien encabeza la lista de candidatos a senadores?

No hay que olvidarse de Martín Gill (encabeza en diputados), con quien me une una amistad. Empecé con el espacio de Caserio, pero siempre estuve muy en contacto con Gill, en algún momento nos reunimos con él, tuvimos largas charlas, me parece una persona muy leal y sincera; lo mismo con Caserio. Hace bastante vengo trabajando, lo hice como militante y no con la intención de una candidatura, la cual se terminó dando luego.

– Córdoba no es tierra fértil para el kirchnerismo: ¿qué expectativas hay?

Sabemos que no es una elección que será fácil, hay un aparato muy grande de la provincia y en el departamento hay tres dirigentes fuertes como Manuel Calvo, Martín Llaryora e Ignacio García Aresca. Pero bueno, siempre he trabajado en batallas perdidas, hemos ido a internas que parecían imposibles y las cosas salieron bien. Siempre lo hice desde mi perspectiva y mi ideal de cómo tiene que ser el partido.

– Este sábado se conoció un documento de parte de la dirigencia del departamento San Justo, con Andrés Romero a la cabeza, donde se pide más debate, escuchar a la militancia: ¿habrá un trabajo conjunto teniendo en cuenta que es el referente más importante de la ciudad en el Frente de Todos?

Me voy a reunir con Romero, es la idea. Esto fue todo muy sorpresivo para mí. Yo reconozco a Romero como un gran dirigente, ganó una banca en la última elección de la nada y eso habla de su militancia y su trabajo, lo que no se puede dejar de lado y se debe reconocer.

EL PERIODICO