Productores porcinos cordobeses buscan optimizar el sector

¡Compartir es demostrar interés!

En 2011 se consumían en Argentina unos ocho kilos de carne porcina por habitante y por año. En la actualidad, esa cifra trepó a casi 16 kilos anuales por persona, según destaca José Arrieta, vocal actual y futuro presidente de la comisión directiva de la Cámara de Productores Porcinos de Córdoba (Cappcor), entidad que aspira a optimizar las enormes potenciales que tiene el sector.

Continuamente se incorpora tecnología para el monitoreo de la sanidad animal y del impacto ambiental. / CAPPCOR

Las razones de la duplicación del consumo, que promete seguir en ascenso, son muchas. Arrieta habla de factores externos, como la disminución en el consumo de carne vacuna, aunque destaca al respecto que no compiten con ese sector ni con el aviar. “El cerdo sustituye y complementa el negocio de la carne en el país”, destaca, y agrega que también hay factores internos que contribuyeron a incrementar la elección de los consumidores.

“Los productores porcinos hemos mejorado tanto en capacidad productiva como en la calidad del producto. En 2018 teníamos un promedio de 48% de magritud (cantidad de carne pura sin grasa) y ahora ya estamos en el 57%, logró al que se llegó por una combinación entre la genética, la nutrición y el cuidado del ganado. Ahora buscamos hacer músculo antes que grasa, un enfoque muy distinto al que había antes”, destaca Arrieta.

Córdoba, segunda

En cuanto al posicionamiento a nivel nacional, el especialista señala que Córdoba es la segunda productora de carne porcina del país después de Buenos Aires, pero admite que se debe mejorar en darle valor agregado. “De dos millones de capones que se producen en nuestra provincia, sólo se faena acá la mitad, el resto se lleva a frigoríficos de Buenos Aires. En ese esquema, Córdoba está perdiendo una oportunidad muy grande de generar unos 500 puestos de trabajo”, grafica el productor.

Arrieta señala que Cappcor tiene actualmente una buena representatividad del sector, tanto en cantidad de productores como en cantidad de madres, además de contar con voz y voto en la Federación de Productores Porcinos Argentina (FPPA), aunque admite que aspiran a sumar más afiliados.

Cuando se le consulta cuáles son los beneficios que obtienen los productores al estar afiliados a Cappcor, Arrieta destaca: “Son muchos, y comienzan por la experiencia que tiene la Cámara en el paso a paso de todos los trámites que implican lo ambiental para regularizar los establecimientos y las exigencias vigentes por parte de las entidades. En ese aspecto estamos trabajando para unificar en una sola mesa lo que antes demandaba hacer trámites en tres organismos, la secretaría de Ambiente, de Recursos Hídricos y la Policía Ambiental”.

Por otra parte, el electo presidente de la entidad añade que desde Cappcor trabajan para difundir las mejoras en la producción de cerdos, tanto en calidad como en el buen tratamiento de los animales y para hacer frente a situaciones especiales o inesperadas, como la noticia de la posible radicación de producción de cerdos para China, entre otras.

AGRO VOZ – LA VOZ