En Río Cuarto y Villa María avanzan en estudios de alergia a la leche de vaca

¡Compartir es demostrar interés!

La Facultad de Agronomía y Veterinaria y la obra social Acción Social del Personal de la Universidad Nacional de Río Cuarto (Aspurc) y el Instituto Académico-Pedagógico de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Villa María investigarán sobre la alergia a leche de vaca (APLV) en niños.

Los protocolos para el desarrollo del estudio fueron suscritos por la decana de la FAV, Carmen Cholaky; su par del Instituto Académico-Pedagógico de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Villa María, Daniela Dubois, y la presidenta del Consejo Directivo de ASPURC, Salma Faiad Yamili.

Las instituciones se comprometieron a colaborar para llevar adelante un estudio preliminar retrospectivo de prevalencia alergia a las proteínas de leche de vaca (APLV) en niños/as que requieren tratamiento con hidrolizados de proteínas de leche bovina/aminoácidos bajo prescripción médica.

ALERGIA A LAS PROTEÍNAS DE LECHE DE VACA

Comunicación de Agronomía y Veterinaria informó que también se prevé elaborar estrategias para el tratamiento de la alergia a las proteínas de leche de vaca (APLV) en lactantes con leche de burra, y establecer las bases para el diseño de un proyecto clínico experimental prospectivo a desarrollar entre las instituciones que firman este acuerdo.

Cholaky destacó la articulación, para la salud pública, de las tres instituciones: dos de tipo educativas, de educación superior y la de Aspurc obra social que nuclea ambas universidades.

“Estamos avalando la producción de un elemento que es de suma utilidad para aquellos niños que tienen problema de alergia a alimentos específicos, en este caso a determinadas proteínas de la leche bovina, darle una solución a niños que tienen una edad en qué están con la máxima vulnerabilidad es realmente extraordinario desde el punto de vista de la salud”, señaló la presidenta del Consejo Directivo de Aspurc.

Dubois consideró: “Celebrar que dos universidades que comparten la obra social Aspurc se pueden unir en un proyecto común que tiene que ver con la salud humana de poder analizar la leche de burra, el impacto que tiene en los niños que tienen APLV, que requieren de este producto natural en este caso involucrar a la carrera de medicina y realizar un aporte de los docentes-investigadores sosteniendo la importancia el trabajo conjunto y articulando en el interior de la provincia de Córdoba”.

PRIMERO EN ARGENTINA

Luis Losinno, docente responsable de este proyecto, explicó: “Este es el primer protocolo que se firma. Tiene que ver con la primera fase de un estudio sobre la prevalencia de niños alérgicos a la proteína de la leche de vaca y de otros rumiantes en nuestra comunidad que está cubierta por Aspurc”. Según precisó, es el primer estudio que se va hacer en Argentina de este tipo y complementa avanzadas investigaciones universitarias sobre la leche de burra.

“En este primer paso necesitamos saber cuántos son los niños afectados porque estamos trabajando en una solución concreta para ese problema. Es importante saber cuántos niños hay con APLV, dónde están y quiénes son. La idea es establecer un modelo de trabajo epidemiológico y de análisis estadístico de los datos de prevalencia, incluyendo encuestas a las familias”, dijo.

Y agregó: “Nuestro objetivo es escalar este proyecto a Argentina, que el Ministerio de Salud se involucre en el trabajo y que podamos hacerlo en todas las provincias, establecer cuántos niños hay con este problema en el país. Eso nos va a dar una idea de cuántas burras y cuencas de producción lechera son necesarias en Argentina para poder proveer este producto natural, hipoalergénico y de probada eficacia para esos niños”.

El proyecto para usar leche de burra en niños con alergia a las proteínas de la leche de vaca ganó la convocatoria Salud Investiga 2020-2021, del ministerio de Salud de la Nación.

La iniciativa se denomina: “Caracterización del perfil composicional, microbiológico y sanitario de leche de burras nativas de Argentina para utilización en niños y adultos mayores con alergia a las proteínas de la leche de vaca (APLV)” del Laboratorio de Producción Equina de la FAV-UNRC y la Universidad Nacional de Villa María.

Cada año, nacen en la Argentina alrededor de 700 mil niños, de los cuales se estima que hasta el cinco por ciento presentará alguna alergia a los alimentos, siendo la alergia a la proteína de le leche de vaca (APLV) la más frecuente, con una incidencia de entre el 1 y el 1,2%, lo que representaría más de 7 mil nuevos casos por año. El suministro de leche de burra para estas poblaciones de niños alérgicos a la proteína de leche de vaca, permitiría contribuir a mejorar la calidad de vida y su salud, al igual que adultos con APLV. Los estudios contribuirían a generar interés en poner a disposición del mercado argentino leche de burra de alta calidad para el tratamiento. Actualmente no está disponible comercialmente.

El tratamiento standard para APLV consiste en eliminar los productos lácteos de la dieta a fin de evitar la exposición a los alérgenos implicados o sustituirla por fórmulas comerciales de baja palatabilidad y alto costo, con lo que se compromete un aporte nutricional imprescindible en una etapa crítica y vulnerable de la vida.

Entre el 25 y el 80 por ciento de los niños con APLV desarrollan una reacción cruzada con la fórmula que contiene soja, o leche hidrolizada de otras especies de rumiantes. La leche de burra es considerada una alternativa válida y clínicamente demostrada para los niños con APLV debido a su composición semejante a la leche humana, su probada tolerabilidad, palatabilidad, y su adecuada concentración de nutrientes como también la gran cantidad de compuestos bioactivos.

AGRO VOZ – LA VOZ