Covid-19: en octubre, uno de cada cuatro casos en Córdoba fue en menores de 18 años

¡Compartir es demostrar interés!

La diferencia entre un mes y otro muestra lo que sucedió ya en otros países: el coronavirus busca refugiarse en la población no vacunada.

Sin embargo, en Argentina este proceso puede frenarse debido al avance de la inmunización pediátrica en un escenario con poca circulación del virus como el actual.

“La circulación del virus en los grupos vacunados tiende a reducirse por la capacidad de las vacunas para prevenir la infección, pero también para prevenir síntomas. Recordemos que los casos son los detectados, algo que tiende a ocurrir mucho más cuando la persona manifiesta síntomas”, explica Sol Minoldo, socióloga cordobesa e investigadora del Conicet, que sigue de cerca la evolución de la pandemia.

Minoldo agrega: “La gran reducción de casos que hemos visto el último tiempo está vinculada a los avances en la vacunación”.

Pero esa campaña fue de adultos. “Hasta hace muy poco, los menores no se vacunaban, entonces es razonable que el virus circule en mayor medida en este grupo”, asegura.

La vacunación en niños de 3 a 11 años comenzó el 8 de octubre. Mientras que la de adolescentes sanos de 12 a 17 años arrancó a mediados de septiembre pasado.

Hasta el fin de semana pasado, el 59% de los menores de 18 años ya habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra el Covid-19 en Córdoba.

La cobertura es del 52% entre los de 3 a 11 años (reciben Sinopharm); y del 71%, entre los de 12 y 17 años (reciben Pfizer).

Dos momentos de la pandemia

Detrás de ese aumento de porcentaje entre los menores contagiados hay dos momentos muy diferentes de la pandemia.

En junio último, Córdoba reportó 90.870 casos, de los cuales 15.082 (el 16,6%) fueron en menores de 18 años. La detección entre los niños de 0 a 11 años representó el 8,2%, y fue del 8,4%, entre los de 12 y 17 años.

En octubre, en cambio, Córdoba ya había salido de la segunda ola, por lo que reportó apenas 2.396 contagios detectados. Pero de ellos, 640 (el 26,7%) fueron en menores de 18 años. El 14,4%, en los de 0 a 11 años, y el 12,3%, entre los de 12 a 17 años.

Beneficio indirecto

Minoldo asegura que la vacuna no solo protege al niño, sino también a sus convivientes. “Entre las personas mayores vacunadas, los contagios tienen mucho que ver con convivir con personas infectadas no vacunadas como puede ser un niño, niña o adolescente”, detalla la investigadora.

Y agrega: “El aumento en la participación de menores en el total de los casos da cuenta de la relevancia de profundizar la vacunación en esos grupos para proteger no solo a ellos, sino también a las personas con las que conviven”.

Por su parte, un reciente documento, que recibió la adhesión de las sociedades argentinas de Vacunología y Epidemiología (Save), de Virología (SAV) y de Medicina (SAM) y de la Fundación Huésped, entre otras instituciones, asegura que los beneficios de la vacunación pediátrica superan los riesgos.

Según este documento, vacunar a tres millones de niños en el país estaría evitando 30 fallecimientos por Covid-19, de 1.200 a 2.400 internaciones, unos 300 casos de Síndrome Inflamatorio Multisistémico y 6.000 casos de Covid-19 prolongado entre niños, niñas y adolescentes.

A su vez, destaca que la vacunación pediátrica tiene como beneficio indirecto aumentar la inmunidad colectiva. “Las simulaciones estiman que la vacunación del 50% al 60% de los niños y adolescentes podría prevenir unas 15 mil a 20 mil muertes de adultos por Covid-19 en el país durante el próximo año”, explica el documento.

LA VOZ