La carne arrancó la semana en Córdoba con subas mayoristas de entre 5 y 9%

¡Compartir es demostrar interés!

ntre el viernes 12 y el lunes 15 de noviembre, la suba registrada en el valor de la hacienda en el Mercado de Liniers llegó al valor de la media res.

Más noticias de Negocios

La actualización de entre cinco y nueve por ciento que tuvo el valor de las principales categorías de hacienda para consumo liviano llevó a que los matarifes distribuyeran el lunes la media res con un reajuste en su valor.

A nivel mayorista, la media res habría copiado el reajuste de la hacienda, llegando a un precio final (incluye IVA) de 440 pesos el kilo.

Si bien las causas del aumento, que no está claro si llegaría al mostrador debido a la caída del poder adquisitivo del consumidor y que muchos la referencian con el contexto electoral, la carne mostraría hacia fin de año nuevas actualización.

En el mejor de los casos, los carniceros podrían trasladar 50 pesos por kilo en algunos cortes.

¿SUBAS A FIN DE AÑO?

“A nivel interanual, la carne estaba con un alza del 75 por ciento y cayó por debajo del 64 por ciento. A partir de este atraso se pronostica que habrá una recomposición de la hacienda para fin de año, en especial novillito y vaquillona y esa suba se va a trasladar a la carne”, observa Daniel Urcia, director Ejecutivo de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne de Córdoba y presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra).

Esa recomposición al mostrador hacia fin de año podría ser, entre 10 y 20%.

El remate de hacienda realizado este lunes en la Sociedad Rural de Jesús María reflejó la firmeza de las categorías para consumo interno: novillito y vaquillona.

Con un valor máximo de 231 pesos el kilo, los novillitos livianos subieron en la semana 6,35 por ciento, mientras que las vaquillonas, que cotizaron a un valor tope de 226 pesos el kilo, tuvieron un incremento semanal del 7,10 por ciento. En este contexto, la relación entre el precio de venta del ternero con la del novillo supera el 40 por ciento.

La firmeza que muestra el valor de la invernada (ternero) condiciona el engorde a corral, que con estos valores trabaja a pérdida.

“Si el invernador compra un ternero con 200 kilos a 300 pesos cada uno y luego lo vende con 300 kilos a 230 pesos, no hay números que resistan”, advierten los ganaderos.

AGRO VOZ – L VOZ