ūüĒä – Jorge Racca particip√≥ del encuentro de Veteranos de Malvinas argentinos y brit√°nicos

¡Compartir es demostrar interés!

No hubo un gesto que simbolizara mejor el esp√≠ritu del encuentro entre veteranos argentinos e ingleses de la guerra de Malvinas que¬†ver y o√≠r a la Fanfarria Alto Per√ļ del Regimiento de Granaderos a Caballo ejecutar God save the Queen, el himno brit√°nico. Lo tocaron a continuaci√≥n de la¬†Marcha de San Lorenzo, ejecutada -por ejemplo- en la coronaci√≥n del Rey Jorge V de Inglaterra, que suele adem√°s escucharse en los cambios de la guardia real de Isabel II, una costumbre que solo se interrumpi√≥ durante el conflicto del Atl√°ntico Sur.

El evento, que¬†organiza La Fe del Centuri√≥n -una asociaci√≥n civil integrada por laicos que asisten a ex combatientes de nuestro pa√≠s y a las familias de los fallecidos-¬†se extender√° un par de d√≠as en un retiro espiritual privado. Comenz√≥ este domingo 6 de marzo, un rato antes de la visita a la unidad militar. A las 9.49 de la ma√Īana,¬†23 argentinos y 17 brit√°nicos¬†(en ambos casos entre veteranos y algunas parejas que se sumaron) se encontraron en la Catedral Anglicana San Juan Bautista, ubicada en la calle 25 de Mayo al 200. All√≠ el anfitri√≥n fue el Rector de la Catedral, el¬†Reverendo Marcelo Centuri√≥n.¬†Antes de la ceremonia religiosa hubo un caf√© con confraternidad, donde varios de ellos se pudieron conocer. Fue particularmente emotivo el saludo entre las mujeres que fueron al Atl√°ntico Sur, como la marina mercante¬†Marta Beatriz Gim√©nez, la enfermera¬†Silvia Barrera¬†(ellas no participaron de la totalidad del encuentro) y¬†Sue Warner, del servicio de enfermer√≠a de la Royal Navy, que hizo lo propio en el buque Uganda, donde fueron atendidos m√°s de 700 heridos, incluidos varios argentinos.

JORGE RACCA CUENTA DETALLES DEL ENCUENTRO

 

All√≠ tambi√©n se dio el apret√≥n de manos entre el¬†Comodoro Luis Puga, piloto de Dagger, que fue alcanzado por un proyectil ingl√©s,¬†se eyect√≥ y nad√≥ hasta la costa durante varias horas en las aguas heladas, con el suboficial jefe¬†Alan ‚ÄúSharkey‚ÄĚ Ward, que despu√©s de 46 a√Īos contin√ļa al servicio de la Royal Navy a bordo del HMS Argyll y en 1982, con 20 a√Īos, era mec√°nico ingeniero a bordo del buque hospital HMS Herald y trasladaba heridos entre el buque hospital SS Uganda y Montevideo. Orgulloso en su uniforme, acompa√Īado por Jojo, su esposa, retribuy√≥ el saludo‚Ķ pero¬†no era el Sharkey que buscaba Puga:¬†el otro era un piloto con el que entr√≥ en combate.

La emoción de la enfermera Cabrera. Héctor Tessey, artillero del Ejército y Juan Bautista Vilca Condorí, marino del Crucero General Belgrano. (Franco Fafasuli) La emoción de la enfermera Cabrera. Héctor Tessey, artillero del Ejército y Juan Bautista Vilca Condorí, marino del Crucero General Belgrano. (Franco Fafasuli)

El ingreso a la Catedral fue anunciado por las¬†gaitas de la Guardia Escocesa, integrada por miembros de la Asociaci√≥n Escocesa Argentina, que ensaya todas las semanas en el Regimiento de Patricios. En las naves de la iglesia estaban, entre otros, los obispos castrenses cat√≥licos romanos de ambos pa√≠ses,¬†Monse√Īor Santiago y Reverendo Paul Mason; el Vicario General del ej√©rcito brit√°nico y veterano de la guerra de Malvinas -donde fue enfermero en el SS Uganda-¬†Padre Nick Gosnell; el arcediano anglicano¬†Reverendo Hern√°n Dei Castelli; los capellanes de la Royal Navy,¬†padre David Conroy, del Ej√©rcito brit√°nico, Ian Stevenson y de la Royal Air Force,¬†padre David Skillen. Adem√°s, se encontraba la embajadora brit√°nica¬†Kirsty Hayes¬†y el agregado de Defensa¬†Ben Watson. Enviados por las Fuerzas Armadas, en primera fila se ubicaron el¬†contraalmirante Pablo Fal, director de Bienestar general de Personal y Bienestar de la Armada, su par del Ej√©rcito el¬†coronel Luis Bernardi; el¬†coronel Dar√≠o Scialone¬†en nombre del Estado Mayor del Ej√©rcito y el¬†comodoro Humberto Di Mascio, de la oficina coordinadora de Veteranos de guerra del ministerio de defensa. Tambi√©n, por supuesto, el¬†padre¬†Cesar Tauro, capell√°n mayor del Obispado Castrense; el¬†padre Jorge Massott, Capell√°n Mayor de Gendarmer√≠a Nacional y el padre¬†Rub√©n Bonacina, capell√°n Mayor de Polic√≠a de Seguridad Aeroportuaria.

En primer lugar¬†se cant√≥ el Himno Nacional argentino acompa√Īado por el √≥rgano de la Catedral.¬†Luego el tono de la reuni√≥n fue decididamente religioso. El primero en tomar la palabra fue el Obispo Centuri√≥n:¬†‚ÄúEl motor de lo que sucede aqu√≠ es Dios. El pasado nos recuerda como enemigos, pero en este camino de reconciliaci√≥n, lo mejor es conocernos.¬†Cuando hay un enemigo, no se lo conoce, o no se lo conoce bien. Entonces, tenemos que profundizar ese conocimiento, y por eso hoy empezamos con un caf√© de fraternidad y el jueves estuvimos en la embajada brit√°nica. El conocimiento entre los pueblos es fundamental para vivir en paz. Y eso queremos comenzar, continuar y multiplicar. Seamos instrumentos De Dios, colaboremos con √©l. Pienso en Rusia y Ucrania. Dios quiere paz, pero necesita nuestra colaboraci√≥n‚ÄĚ.

Enfermeros en el frente de batalla: la inglesa Sue Warner y los argentinos Juan Vilca y Silvia Barrera (Franco Fafasuli) Enfermeros en el frente de batalla: la inglesa Sue Warner y los argentinos Juan Vilca y Silvia Barrera (Franco Fafasuli)

M√°s adelante habl√≥ el padre Mason, y¬†compar√≥ al mundo como una ci√©naga, donde el hombre, cuanto m√°s trata de salir, m√°s se hunde.¬†Se√Īal√≥ que ‚Äúen el siglo pasado, cuando cre√≠mos que se hab√≠amos aprendido de la Primera Guerra Mundial, tuvimos otra a los 20 a√Īos. Y en ese mismo siglo, hubo una guerra entre nuestras naciones. Y ahora vemos lo que pasa en el mundo en este momento.¬†Para salir de ese pantano, debemos esforzarnos, pero adem√°s necesitamos la mano del se√Īor para hacerlo. √Čl nos encuentra en la oscuridad y llega al coraz√≥n de cada uno.¬†Entonces, tenemos dos opciones, creer en su mano, y sujetarla. Hoy rezamos por nosotros y lo que sucedi√≥ hace 40 a√Īos, y por el mundo‚ÄĚ.

El Obispo Castrense de las Fuerzas Armadas,¬†Santiago Olivera, agradeci√≥ ‚Äúa Dios por esta posibilidad del encuentro, y a La Fe del Centuri√≥n, laicos comprometidos con la paz que hicieron posible que estemos aqu√≠ rezando‚ÄĚ. Y finaliz√≥ diciendo:¬†‚ÄúNunca m√°s guerra. Como dec√≠a San Juan, que no cre√≠a ni en la guerra fr√≠a, ni templada ni caliente.¬†Siempre el camino es el di√°logo, el conocimiento. Pero lo m√°s importante es el respeto al otro y el amor. Los que tenemos Fe sabemos que Jes√ļs sufri√≥ la violencia para no ejercerla‚ÄĚ.

El saludo entre Geoffrey Cardoso, el hombre que hizo posible la identificación de soldados argentinos en Malvinas y Luis Puga, piloto de Dagger(Franco Fafasuli) El saludo entre Geoffrey Cardoso, el hombre que hizo posible la identificación de soldados argentinos en Malvinas y Luis Puga, piloto de Dagger(Franco Fafasuli)

Antes del momento de darse la paz, lleg√≥ el momento de las Intercesiones. Hablaron¬†Luis Puga por los argentinos y Geoffrey Cardoso por los brit√°nicos.¬†‚ÄúComo veterano de guerra argentinos quiero rezar junto a Geoffrey por la paz.¬†Los que conocimos la guerra amamos la paz. Quiero poner de relieve este sentimiento de guerreros que hoy, aqu√≠, nos damos la mano.¬†Y al Se√Īor, darle gracias porque nos re√ļne como hermanos, y¬†a√ļn con diferencias muy fuertes, en un camino de aprendizaje buscamos la paz‚ÄĚ. Cardoso, a su vez, expres√≥ que ‚Äúvenimos en amor y humildad.¬†Esta reuni√≥n es en busca de paz y reconciliaci√≥n. Que sea un primer paso y que seamos nosotros los instrumentos de esa paz.¬†Pensamos en las personas heridas en batalla. Que f√≠sica y mentalmente sus vidas ya no fueron iguales. Que la sociedad las abrace y les de lo que necesitan ‚Äú.

Se ley√≥, a continuaci√≥n, una carta que envi√≥ el Reverendo¬†Nicholas Drayson, Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de Sudam√©rica y Obispo Diocesano del Norte Argentino. ‚ÄúQuiero dar la bienvenida a los veteranos brit√°nicos del conflicto del Atl√°ntico Sur, por las oraciones genuinas en su encuentro con los veteranos argentinos, con quienes comparten una fe com√ļn. Que futuras reuniones de los Centuriones de la Fe contribuyan a cerrar las heridas causadas por el conflicto armado.

La Guardia Escocesa con las banderas de la Argentina y Gran Breta√Īa en la Catedral Anglicana de Buenos Aires (Franco Fafasuli) La Guardia Escocesa con las banderas de la Argentina y Gran Breta√Īa en la Catedral Anglicana de Buenos Aires (Franco Fafasuli)

Para la embajadora Hayes, ‚Äúeste evento es muy importante.¬†Siendo los 40 a√Īos del conflicto tr√°gico en el Atl√°ntico Sur que dej√≥ tantos j√≥venes fallecidos, lo importante es que nos concentremos en la reconciliaci√≥n y homenajear a quienes cayeron y sus familias, y los veteranos de ambos lados.¬†Fue una honra para m√≠ participar en un evento as√≠.¬†Tuve el placer de conocer a muchos de ellos esta semana. Es muy dif√≠cil como funcionaria sentir los sacrificios que hicieron durante el conflicto. Tenemos que aprender de las lecciones del pasado y dejar la guerra y pensar en paz y reconciliaci√≥n. La invasi√≥n de Rusia a Ucrania ha creado una amenaza a la paz mundial y nuestro pensamiento est√° con los veteranos e involucrados en el conflicto del ‚Äė82, pero tambi√©n con el pueblo ucraniano‚ÄĚ.

Ya en el atrio, el Reverendo Centuri√≥n dijo que el encuentro ‚Äúfue muy importante.¬†Estamos abriendo los 40 a√Īos de la guerra y lo hacemos con un llamado a la paz y reconciliaci√≥n, a estar juntos y caminar buscando soluciones.¬†La iniciativa no viene ni de militares, ni gobernantes ni pol√≠ticos. Viene de Dios y la Iglesia Unida‚ÄĚ.

El ex combatiente Alejandro Oscar Diego en el Museo del Regimiento de Granaderos a Caballo frente a una pintura de la batalla de San Lorenzo (Franco Fafasuli) El ex combatiente Alejandro Oscar Diego en el Museo del Regimiento de Granaderos a Caballo frente a una pintura de la batalla de San Lorenzo (Franco Fafasuli)

Por √ļltimo, se dirigieron -como se se√Īal√≥ al principio- al¬†Regimiento de Granaderos.¬†All√≠ escucharon a la Fanfarria Alto Per√ļ dirigida por el mayor Ort√≠z -que adem√°s de La Marcha de San Lorenzo y God Save de Queen ejecutaron la Marcha del Ej√©rcito, Avenida de las Camelias y Teniente Donovan. Visitaron el Museo, que¬†guarda verdaderas reliquias del general San Mart√≠n.¬†Y, desde luego, a las 14 horas, hubo un refrigerio. Por supuesto, con empanadas. Ya se lo imaginaba¬†David Wheen.¬†√Čl comand√≥ a 110 hombres de la Compa√Ī√≠a Lima de Comando 42 de los Royal Marines. Aterriz√≥ en San Carlos, ocup√≥ el Monte Challenger y el monte Harriet.¬†Cuando lleg√≥ el cese de fuego, tuvo a su cargo a los prisioneros. ‚ÄúA los cuatro d√≠as me invitaron a comer con ellos y hasta tomamos un vino‚ÄĚ, cuenta.¬†Casado y con tres hijos, hace cinco a√Īos viaj√≥ a Buenos Aires y escribi√≥ otra p√°gina de la reconciliaci√≥n al reunirse con argentinos que combatieron frente a √©l en esa √ļltima batalla. Hoy est√° nuevamente aqui: ‚ÄúY en cada oportunidad que hay una comida sabe qu√© me ofrecen‚Ķ empanadas‚ÄĚ

Escribinos
Dejanos Tu Mensaje
La Radio 102.9
Hola!!
Dejanos tu Mensaje