Córdoba: menos del 10% de los niños recibió las dos dosis de la vacuna antigripal

¡Compartir es demostrar interés!

Las vacunas salvan vidas y previenen la reaparición de enfermedades que fueron erradicadas. Sin embargo, en Córdoba como en el resto del país se mantienen bajas las coberturas de las dosis del calendario obligatorio.

Una muestra es lo que sucede con la antigripal, cuyas aplicaciones se monitorean cada 15 días en la “sala de situación” del Ministerio de Salud provincial.

Según datos de la cartera sanitaria de Córdoba, el 50 por ciento de los niños y niñas menores de 2 años recibió una dosis contra la gripe. Y apenas el 9 por ciento completó el esquema con dos.

Niños y niñas deben recibir dos dosis (Orlando Pelichotti / Los Andes)
Niños y niñas deben recibir dos dosis (Orlando Pelichotti / Los Andes)

Los números no son alentadores en los demás grupos de riesgo: 37,4 por ciento en embarazadas se protegió contra la gripe. Y en los equipos de salud (que históricamente se protege mejor), la cobertura fue del 56 por ciento.

Autoridades sanitarias insistieron en los bajos niveles de cobertura.

Desde abril, cuando comenzó la campaña, se aplicaron 325.201 dosis. Cabe destacar que la vacunación contra la gripe es gratuita para los grupos de riesgo: menores de 2 años (que deben recibir dos dosis), embarazadas y puérperas, equipos de salud y mayores de 65 años.

SIGUE CIRCULANDO

La gripe ocupa el tercer lugar en el ranking de virus respiratorios que afectan a los niños menores de 5 años, según la vigilancia epidemiológica que se realiza en Córdoba en pacientes internados.

Desde comienzo de año se analizaron 3.417 muestras. De ellas, 1.125 resultaron positivas. El virus sincicial respiratorio (principal causante de la bronquiolitis en niños) fue el más común. Se lo halló en el 45 por ciento de las muestras. Le siguió el metapneumovirus (pariente cercano del sincicial), con el 33 por ciento. Y la influenza A, con el 12 por ciento.

En quinto, sexto y séptimo lugar se ubicaron Sars-Cov-2, adenovirus y parainfluenza. Esta muestra se realiza en pacientes internados menores de 5 años.

Vacunación antigripal para niños entre 6 y 24 meses en el Hospital de Niños. 
(Nicolás Bravo / La Voz)
Vacunación antigripal para niños entre 6 y 24 meses en el Hospital de Niños. (Nicolás Bravo / La Voz)

LAS CAUSAS DEL DESCENSO

Argentina cuenta con uno de los calendarios de vacunación más completos de la región. Sin embargo, la mayoría de las provincias no logra obtener coberturas óptimas. Es decir, alcanzar o superar el 95 por ciento de la población objetivo.

“Las coberturas de todas las dosis del calendario vienen bajando. Hay un aspecto que tiene que ver con la comunicación en el consultorio y en los medios de comunicación. Mientras que otro tiene que ver con la percepción de riesgo de la comunidad. Creo que no se logra tener una real dimensión de hoy ya no existen ciertas enfermedades, gracias a las vacunas”, expresó a La Voz Florencia Cahn, vicepresidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (Save).

La infectóloga explicó que, con la pandemia, el problema se agudizó. “Es probable que la gente haya tenido miedo de salir de sus hogares. De compartir la sala de espera con pacientes febriles. Por eso desde las sociedades científicas insistimos en los circuitos diferenciados. Que las personas con síntomas compatibles con Covid-19 se atendieran en áreas diferentes, dentro de un mismo centro de salud, para minimizar el riesgo de infección”.

Distintas sociedades científicas emitieron un documento de posición, con un diagnóstico de la situación actual y algunas propuestas para mejorar las coberturas. El texto se debate en las distintas provincias y fue difundido el 3 de junio en Córdoba, en una actividad organizada por la Save en la antigua sede del Palacio Legislativo.

Las vacunas salvan vidas. (José Hernández/La Voz)
Las vacunas salvan vidas. (José Hernández/La Voz)

ATENCIÓN EMBARAZADAS

Además de la gripe, la tos convulsa (coqueluche) también se previene con vacunas. Esta es una enfermedad altamente contagiosa provocada por la bacteria Bordetella pertussis.

La enfermedad registró un pico en 2019 y afectó principalmente a bebés menores de 6 meses, aumentando la mortalidad infantil.

Autoridades sanitarias recordaron que la triple bacteriana acelular se aplica en el embarazo. No sólo previene la enfermedad a las personas gestantes: la inmunidad también alcanza al bebé a través de la placenta.

En lo que va del año se registraron dos casos confirmados de tos convulsa y 604 sospechosos.

Las complicaciones por virus sincicial respiratorio también pueden prevenirse. Los bebés prematuros y de bajo peso deben recibir un anticuerpo monoclonal para evitar casos graves de bronquiolitis.

La inmunidad pasa al bebé a través de la placenta (Ramiro Pereyra/Archivo)
La inmunidad pasa al bebé a través de la placenta (Ramiro Pereyra/Archivo)

TUBERCULOSIS EN AUMENTO

Esta enfermedad infecciosa producida por la bacteria Mycobacterium tuberculosis se previene la vacuna BCG que se aplica a los recién nacidos. También existe un tratamiento eficaz que garantiza la cura. Sin embargo, con el aumento de la pobreza, de los niveles de desnutrición y de vulnerabilidad social, los casos se incrementan, sobre todo en grandes ciudades, por la alta densidad poblacional.

El Ministerio de Salud provincial decidió incorporar a la tuberculosis dentro del listado de infecciones respiratorias que se vigilan cada 15 días en la sala de situación.

Según el monitoreo, los casos de tuberculosis en Córdoba aumentaron un 27 por ciento en un mes. Hasta la semana epidemiológica 19 (del 8 al 14 de mayo) se habían reportado 138 diagnósticos positivos. La cifra creció a 175 durante la primera semana de junio. Sobre ese total, 15 corresponden a menores de 15 años y seis a menores de cinco años.

Esta enfermedad constituye un problema importante de salud pública que se agrava en contextos de pobreza. Está vinculada a distintas situaciones, como poblaciones vulnerables, personas en situación de calle, minorías étnicas, migrantes y aquellos que presentan comorbilidades, como VIH. Puede agravarse en comunidades cerradas, como las cárceles.

LA VOZ