Lic. Liliana González: “Hay padres que han perdido la brújula y necesitamos media hora de encuentro real con nuestros niños”

¡Compartir es demostrar interés!

La prestigiosa psicopedagoga, Lic. Liliana Gonzales pasó por Brinkmann invitada por el Municipio y la Fundación San Jorge.

Previo a la charla que brindo para más de mil personas que la escucharon atentamente, hablo con LA RADIO 102.9 sobre los vínculos entre padres e hijos diciendo que “la relación entre padre e hijos está condicionada por la falta de tiempo para el amor. Para establecer límites es necesario sembrar el amor, para luego poder decir “no”. Nadie puede educar desde la simetría entre padres e hijos. Debe haber un adulto que sabrá menos de tecnología pero más de la vida, y desde ese lugar podrá capacitar a su familia”.

Luego avanzo sobre el uso de la tecnología y como celulares y pantallas reducen el dialogo familiar y el vinculo con los hijos.  “La tecnología atravesó nuestras vidas, la de los adultos y la de los niños. Lamentablemente, influye más en los pequeños porque desde que nacen ven a sus padres frente a las pantallas, y esas pantallas se transformaron en elementos esenciales para ellos. Los niños toda la vida han jugado a ser grandes y quieren tener cosas de los grandes”.

“Hoy tenemos una especie de adicción tecnológica en todas las edades. No queda tiempo para el encuentro amoroso que implica mirada y escucha. Debe haber un encuentro real y no virtual. En la actualidad, se esquiva la mirada desde el inicio. Hay madres amamantando mientras utilizan el celular. Hay almuerzos y cenas con el celular en la mano, donde sólo se observan pantallas encendidas. Estamos frente a un problema de hiperconexión y está siendo primordial apagar pantallas y hablar, jugar y hacer cosas junto a nuestros hijos”.

Remarcó que no es que haya malos padres, pero sí padres “que han perdido las certezas y la brújula …”. En el mundo real tenemos claro los peligros pero no es así en el mundo virtual, y los niños juegan a lo que les excede el aparato psíquico. Por eso, que no nos extrañe que lo que hoy llamamos niños hiperactivos sean producto de las pantallas, por eso los neurólogos reclaman que no haya pantallas hasta los 3 años de edad.

Y remarco que hoy  “hay que insistir en como mínimo tener media hora de encuentro real con los niños, dejar los celulares y con las pantallas apagadas para comenzar a trabajar en el desarrollo del éxito social, que es lograr que nuestros niños sepan relacionarse con las personas que tengan amigos de verdad y no virtuales”.

Sobre la realidad de la escuela y los chicos, expreso que “hace falta renovar el vinculo entre padres y escuela y acercar partes, hay una distancia que hay que reducir, ya que la escuela sola no podrá con los chicos, así como un padre a veces no puede con su hijo, mas difícil le será al docente que tiene a 30 en un aula”.

Luego avanzo diciendo “la escuela dejó de ser el lugar para buscar el conocimiento. La escuela se debe transformar en un gran centro de investigación de datos. El sistema de educación de hace algunas décadas no podría sobrevivir en el mundo de hoy. La modalidad de aprendizaje está en un período de transformación que busca adaptarse a los nuevos tiempos de concentración que disponen los estudiantes. Los docentes, en su mayoría, no son nativos digitales y deben incorporarse al mundo de las tecnologías. La escuela debe seguir siendo un lugar para pensar, escribir y aprender”.