Dengue: Son 20 los casos confirmados y hay más posibles en estudio

¡Compartir es demostrar interés!

Son 20 los casos de dengue confirmados hasta el momento en Brinkmann, y hay cuatro casos más aguardando los resultados de los análisis sanguíneo.

En la mañana de sabado, cómo estaba previsto se realizaron tareas de fumigación espacial por la ciudad.

Personal del Ministerio de Salud del Gobierno de la provincia de Córdoba junto al Gobierno de la Ciudad de Brinkmann fumigaron los sectores Este y Oeste (los mismos del pasado miércoles).

Se solicita a los vecinos continuar con tareas de descacharreo en los hogares, desmalezado y utilización de repelentes en niños, jóvenes y adultos.

Para evitar el dengue es necesario eliminar los criaderos del mosquito, por lo que se recomienda mantener bien tapados todos los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico, tapar muy bien los tanques de agua y cisternas para que no entre el mosquito, sustituir con tierra o arena el agua de los floreros y macetas del hogar, lugares de trabajo, centros de estudio y en cementos, entre otros.

Recordamos que los síntomas del dengue son parecidos a los de la gripe pero sin el cuadro respiratorio: dolor muscular, dolor articular, fiebre y dolor de cabeza, especialmente en la zona de los ojos.

Cómo prevenir. Para evitar el dengue es necesario eliminar los criaderos del mosquito, por lo que se recomienda tomar las siguientes medidas.

Recipientes. Mantener bien tapados todos los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico.

Huecos. Rellenar los huecos en árboles, tapias y paredes con cemento.

Charcos. Eliminar el agua estancada de recipientes, charcos, blocs de construcción y otros objetos.

Tanques. Tapar muy bien los tanques de agua y cisternas para que no entre el mosquito.

Floreros. Sustituir con tierra o arena el agua de los floreros y macetas del hogar, lugares de trabajo, centros de estudio y en cementos.

Llantas. Hacer perforaciones en las llantas de los parques infantiles para que no se acumule agua.

Basura. Enterrar todo tipo de basura: cáscaras, recipientes, llantas u otros objetos que puedan almacenar agua.

Letrinas. Rellenar con tierra tanques sépticos en desuso, desagües en desuso, y letrinas abandonadas.

Piletas de natación. En el caso de piletas fijas de plástico o de material que mantienen el agua, esta debe estar en condiciones para su uso y se debe tratar con productos larvicidas que ejercen un control biológico sobre las larvas de los mosquitos.

De plástico. En el caso de piletas temporarias de plástico o lona se recomienda desagotarlas y limpiarlas, cepillando bien los bordes para desprender posibles huevos de mosquitos y luego guardarlas en lugares cubiertos para evitar la acumulación de agua de lluvia.