Coronavirus: la vacuna rusa Sputnik V llegaría el 23 de diciembre

¡Compartir es demostrar interés!

Gobierno avanzaba este miércoles en las «gestiones sanitarias y logísticas’ para que una primera partida de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus llegue antes de fin de año al país.

Así lo consignaron fuentes oficiales, quienes precisaron que la delegación argentina encabezada por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti; la asesora presidencial, Cecilia Nicolini; e integrada por un grupo de inspectores de la Anmat continuaban hoy con las gestiones en ese sentido.

En ese marco, Nicolini reafirmó que los resultados son «muy positivos y muy alentadores» y sostuvo que «esto nos da muchísimas garantías» para autorizarla y aplicarla en la Argentina.

«Se está trabajando también en todo lo que lo que son los aspectos logísticos, y un gran desafío para que el primer lote de dosis llegue a la Argentina antes de fin de año»,subrayó.

«Nos están compartiendo toda la información y todo lo que necesitamos en términos de lo que es el registro, el control de calidad y la tecnología para eventualmente autorizar su uso en la Argentina, y han satisfecho todas nuestras preguntas al respecto», detalló.

En este sentido, Nicolini reiteró que el sentido de la visita es justamente «ver de primera mano la transferencia de tecnología a las plantas que van a producirla, cuál es el proceso de calidad, y también todo lo que tiene que ver con la termoestabilidad y la temperatura que debe mantener».

Los jefes de investigación y desarrollo del Instituto Gamaleya presentaron esta semana todos los avances sobre los ensayos clínicos de fase 3 de la vacuna Sputnik V, que logró una eficacia del 91,4%.

Según informó este miércoles Clarin.com., las primeras dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus llegarían a la Argentina el próximo miércoles 23 de diciembre.

El jueves pasado, al anunciar la firma del acuerdo con Rusia, el presidente Alberto Fernández había anticipado que antes de fin de año llegarían 600 mil dosis, con lo que se podrá vacunar a 300 mil personas.

Sin embargo, en los últimos días crecieron las voces que pusieron en duda esa afirmación. Entre otros problemas, además de la complicada logística que significa traer miles de dosis al país, está que la vacuna rusa difícilmente tenga pronto el aval (que funciona como una suerte de «preaprobación») de los entes reguladores internacionales más respetados: la FDA estadounidense y la EMA europea.

LA VOZ