Covid-19: la vacuna BCG contra la tuberculosis podría frenar la infección

¡Compartir es demostrar interés!

La vacuna bacille Calmette-Guérin (conocida popularmente como BCG), que se utiliza para prevenir la tuberculosis, podría limitar la infección del coronavirus, según un estudio reciente. Además, la BCG se podría utilizar como plataforma para establecer las acciones inmunológicas tempranas que afectan al resultado de la enfermedad.

El equipo de trabajo que analiza esta posibilidad está encabezado por Kerry L. Hilligan, especialista en inmunobiología del Laboratorio de Enfermedades Parasitarias perteneciente al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Los científicos decidieron comenzar a estudiar la BCG como alternativa potencial en la prevención de la infección porque esta vacuna tiene efectos conectados a la reprogramación epigenética y metabólica del sistema inmune natural. Cuando una persona se contagia de Covid-19, las manifestaciones severas de la enfermedad las impulsa presumiblemente una inmunorespuesta natural continua.

Los estudios preclínicos del equipo mostraron que la vacuna BCG se puede utilizar para reforzar la protección que tiene la vacuna específica para SARS-CoV-2.

A través de modelos experimentales con ratones, los científicos lograron demostrar que la vacunación con BCG puede aportar un alto nivel real de protección. A su vez, la BCG redujo las cargas virales de la variante alfa en los pulmones de los ratones.

“Además, la inoculación anterior con BCG intravenoso redujo de modo significativo la patología pulmonar asociada al virus, al reclutamiento inflamatorio de la célula, así como a la producción de quimiocinas, que cumplen una función valiosa en la respuesta inmunitaria. La distribución del antígeno también fue limitada en estos ratones”, aporta Hilligan, autora principal del documento aun esperando revisión.

“Mientras que la administración intravenosa de BCG no es actualmente una práctica clínico aceptable, el concepto experimental que las aplicaciones previas de BCG puede gatillar la protección potente contra la muerte por COVID, lo que puede colaborar en el diseño de otras estrategias para la profilaxis COVID-19 que apunten la reacción natural al virus”, explica Hilligan.

En la actualidad, se están realizando alrededor de 20 ensayos clínicos controlados aleatorios en los Países Bajos, Australia, Alemania, Grecia, Estados Unidos, Egipto, Colombia, México, Brasil, Sudáfrica, Dinamarca y Francia que siguen evaluando si la vacuna BCG disminuye la incidencia y la gravedad del coronavirus.

Sin embargo, se necesitan más pruebas para demostrar específicamente los efectos de la vacunación con BCG en la infección de Covid-19.

LA VOZ