Más movilidad en Córdoba: la circulación social ya está en niveles prepandémicos

¡Compartir es demostrar interés!

Desde las estadísticas de movilidad que Google construye en base a los desplazamientos de los teléfonos celulares por la ciudad o la provincia, pasando por la cantidad de pasadas de vehículos por los peajes de las Red de Accesos a Córdoba (RAC), hasta el corte de boletos en los servicios de transporte urbanos e interurbanos.

En todos los casos, lo que surge es que la movilidad social ha venido creciendo de manera sistemática en los últimos meses, hasta superar los niveles prepandemia.

Hoy hay más vehículos particulares y de transporte público circulando por las calles; más gente yendo y viniendo a sus lugares de trabajo; más chicos y chicas de todas las edades asistiendo al colegio o a la universidad; más personas saliendo a centros de compra y lugares de entretenimiento.

Además de la baja de contagios por Covid-19, seguramente también influye en esta tendencia cierta recuperación económica, con mayores registros de consumo y empleo de los que ya están dando cuenta varias estadísticas oficiales.

En marcha

Desde que comenzó la pandemia, Google viene midiendo a través de su aplicación Google Mobility la evolución de la movilidad de las personas, detectando sus desplazamientos de un lugar a otro por medio de los teléfonos móviles.

Según esos registros, a fines de marzo de 2020 –cuando el Gobierno nacional decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio (Aspo)– el nivel de movilidad en la provincia de Córdoba se retrajo un impresionante 87 por ciento. Por aquellos días, sólo quedó circulando el personal esencial (sobre todo el de salud) y las fuerzas de seguridad. El resto de la población se quedó obligatoriamente en casa.

Cuánto nos movemos los cordobeses

Recién a fines de ese año la movilidad social comenzó a recuperarse de manera sostenida, hasta llegar a mayo de 2021 a estar un 40 por ciento por debajo de los registros de fines de 2019, cuando el coronavirus todavía era sólo una lejana enfermedad surgida en China.

En junio de este año, con el recrudecimiento de los casos en la segunda ola, la circulación de personas y vehículos volvió a caer durante un par de meses, hasta que en agosto retomó la curva ascendente.

Hasta que en octubre pasado, un año y medio después del primer confinamiento obligatorio, los niveles de movilidad social superaron por primera vez los registros prepandémicos. Hoy, siempre según Google Mobility, el tránsito de personas y automotores en la provincia de Córdoba está un 13,64 por ciento por encima de dicho nivel.

La asistencia a los lugares de trabajo –también después de más de un año con cientos de miles de personas haciendo home office– comenzó a recuperarse un tiempo antes, para volver a cierta normalidad a comienzos de agosto. En la actualidad, este indicador está un 20,14 por ciento por arriba de lo que sucedía antes de la pandemia.

Por el contrario, la permanencia de personas en zonas residenciales, que a comienzos de abril de 2020 había trepado un 30,6 por ciento, lentamente comenzó a bajar hasta llegar en la actualidad al mismo nivel previo a la llegada del virus a nuestras tierras.

Peajes

En el Gran Córdoba, otro indicador que da cuenta de la recuperación de la movilidad social es la cantidad de pasadas de vehículos por las casillas de los peajes que administra Caminos de las Sierras en los accesos a la Capital.

En febrero de 2020, antes del Aspo, y aún con cierto movimiento turístico en los valles serranos, pasaron por las casillas de la Red de Accesos a Córdoba 5.971.725 vehículos de distintos porte. Al mes siguiente, con el inicio de la cuarentena, ese número cayó a casi la mitad: 3.245.249.

Frente a la fuerte baja del tránsito la empresa dispuso que en abril directamente no se cobrara peaje, por lo cual el registro oficial fue de cero vehículo.

Luego, el nivel de tránsito entre Córdoba Capital y sus ciudades satélite fue creciendo de manera paulatina y sostenida, con un impasse en mayo y junio de este año, coincidente con lo peor de la segunda ola.

Luego, la circulación por las casillas de peaje volvió a aumentar, hasta que en octubre pasado se superó el nivel prepandemia, con 6.093.385 pasadas registradas (casi 400 mil más que en octubre de 2019).

Razones

Según Carlos Secco, especialista en movilidad urbana y profesor del Departamento de Geografía de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC, la recuperación de la circulación en la ciudad de Córdoba se viene dando de manera despareja, según el tipo de transporte analizado.

“El transporte público se ha recuperado mucho respecto del año pasado, pero todavía está bastante por debajo de los niveles prepandemia. Nuestra estimación es que el nivel de uso del transporte urbano de pasajeros está en torno a la mitad de lo que sucedía en 2019″, dijo el profesional.

Para Secco, sin una mejora sustancial en la oferta del sistema –más unidades, frecuencias, etc.– la recuperación sólo llegaría en los próximos meses al 65 o 70 por ciento. “En cambio –comparó–, el uso del auto particular sí ya ha vuelto a niveles prepandémicos. Eso ya se observa en los flujos del tránsito en las principales arterias de la ciudad de Córdoba”.

Para el especialista, hay un conjunto de razones que explica esta recuperación. Por un lado, el regreso de las actividades presenciales, tanto en el trabajo como en la escuela, lo que de por sí ya genera más movilidad. “Por ahora, apelando sobre todo al vehículo particular, porque el transporte público no es bueno”, explicó.

“Y por otro lado –sumó–, hay un rebote de la actividad económica, que también impacta en el nivel de circulación social y tránsito vehicular, asociado al trabajo. La economía vuelve de a poco a estar en movimiento”.

LA VOZ