Congreso Maizar 2022, con el foco en superar obstáculos y aprovechar oportunidades

¡Compartir es demostrar interés!

Bajo el lema “El maíz siempre está”, este martes dio comienzo la 16ª edición del Congreso Maizar en la ciudad de Buenos Aires.

En la apertura del evento el presidente de la entidad, Pedro Vigneau, se refirió a los obstáculos y las oportunidades que el sector tiene por delante.

“Con los estímulos adecuados esta cadena puede tener un crecimiento exponencial, y crear mucho más desarrollo federal, porque la transformación del maíz tiene sentido económico, ambiental y social si se produce al lado del lote, de modo de no agregar más huella ambiental”, expresó Vigneau, antes de darle paso al ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez.

En la apertura del evento el presidente de la entidad, Pedro Vigneau, se refirió a los obstáculos y las oportunidades que el sector tiene por delante. (La Voz)
En la apertura del evento el presidente de la entidad, Pedro Vigneau, se refirió a los obstáculos y las oportunidades que el sector tiene por delante. (La Voz)

Entre los factores que frenan el crecimiento de la cadena, Vigneau mencionó: “los derechos de exportación, la brecha cambiaria, la demora en actualizar la Ley de Semillas de 1973, las alícuotas de importación a fertilizantes, la falta de dólares para los insumos que deben traerse del exterior, los saldos técnicos de IVA; la escasez y aumento de precios del gasoil”.

POCO VALOR AGREGADO

También aludió al escaso valor agregado con el que se exporta el maíz en Argentina. “El 75% del maíz argentino se exporta en grano, sin procesar, cuando en Estados Unidos y Brasil, los otros dos grandes exportadores mundiales, la proporción es casi inversa”, consignó.

Asimismo, se refirió a la gran oportunidad que se abre para el país tras el conflicto armado en Ucrania, que hizo que muchas naciones comiencen a pensar alternativas para proveerse de alimentos.

“(La guerra) genera una oportunidad grande para países como el nuestro, miembros del selectísimo club que puede exportar alimentos. Y, si bien el problema del cambio climático quedó desplazado por las consecuencias del conflicto bélico, cuando este se resuelva va a volver con más fuerza. En lo que va de este siglo, América Latina pasó al primer puesto como exportador neto de alimentos, con cerca del 45% del comercio mundial, seguida de Norteamérica. La gran mayoría de los alimentos del mundo se producen entre los meridianos 40 y 140 longitud oeste, es decir, en nuestro continente. Tenemos una oportunidad inmensa, pero también una responsabilidad equivalente en cuanto a la seguridad alimentaria global”, cerró.