Plagas: alertan sobre el ataque de “trips” a la soja

¡Compartir es demostrar interés!

Durante noviembre, el período con precipitaciones por debajo de la media histórica se mantuvo en la zona núcleo próxima a Marcos Juárez, con un acumulado mensual en torno a los 70 milímetros.

Con la emergencia de los cultivos gruesos comenzaron a detectarse la presencia de plagas en los lotes, de acuerdo con el último informe de monitoreo realizado por el Inta Marcos Juárez.

“Aparecen daños variables de orugas y chinches, al tiempo que los trips se encuentran con poblaciones elevadas para la fecha respecto a años anteriores. Comienza a elevarse la densidad del coleóptero Megascelis como ocurre durante diciembre”, enumera el reporte elaborado por Emilia Balbi y Fernando Flores.

El invierno seco transcurrido produjo fue beneficioso para los trips que actualmente se encuentran con poblaciones de mayor número que en años anteriores. Según los especialistas de la experimental, la evolución dependerá de las condiciones climáticas debido a que períodos con precipitaciones y humedad relativa alta suelen provocar mortalidad natural.

“En lotes con presencia de la plaga no es necesario el control en etapas vegetativas tempranas ya que no se han comprobado efectos sobre el rendimiento en dicho momento, aunque su presencia avizora que las próximas generaciones pueden tener impacto en el rendimiento desde floración”, precisa el informe.

Oruga y chinche

El seguimiento a campo revela la presencia de oruga bolillera en lotes de soja, siendo muy variable la situación entre lotes. El informe aclara que las sojas con fechas de siembra tempranas (principios de noviembre) pueden tener las mayores poblaciones y se recomienda el monitoreo. “Se debe realizar observando los brotes jóvenes abriendo las hojas plegadas. La presencia de seda uniendo los folíolos y de agujeros pequeños contribuye a identificar la plaga. Se recomienda utilizar un umbral de control de más de una oruga promedio por metro lineal”, aconseja.

En el caso de ser necesaria la aplicación, en condiciones de sequía que dificultan la llegada de activos que actúan en especial por contacto, se recomienda utilizar productos que presenten acción por ingestión.

El maíz tampoco es ajeno al ataque de insectos. El informe del Sistema de Alarma de Plagas Agrícolas que realiza el Inta Marcos Juárez refleja daños de chinche de los cuernos en el cultivo, en especial en aquel que se encuentran desplegando la segunda y tercera hoja y sembrado sobre antecesor vicia.

“El daño la chinche lo realiza en el momento de emergencia del cultivo (entre VE y V1), especialmente en la etapa de clavo”, destaca el informe.

Si la detección y el control no se realizó en aquel momento, el daño, que se observa a medida que la planta va desplegando sus hojas, no puede ser disminuido con aplicaciones posteriores.

AGRO VOZ – LA VOZ